• Regístrate
Estás leyendo: Calma y nos amanecemos
Comparte esta noticia

Columna de Miguel Bazdresch Parada

Calma y nos amanecemos

Miguel Bazdresch Parada

Publicidad
Publicidad

Se cumple, por desgracia, el vaticinio del gobernador: Se pondrá peor. Se puso. Cuatro jóvenes son o están desaparecidos y se alimenta la percepción y la estadística de la inseguridad. Según una de las famosas leyes de Murphy (Toda situación, por peor que parezca, puede ser empeorada) siempre hay modo de complicarse más. Corren las suposiciones cual riachuelo desbordado. Repasarlas ayuda. Una: Es venganza de los malandrines por las acciones policiales con las cuales se ha detenido a jefes y capitanes de las organizaciones criminales. Dos: Son luchas intestinas entre diferentes bandas o grupúsculos escindidos de esas bandas por contralar el territorio y conseguir poder y mercado propio. Tres: Son tácticas electorales para desprestigiar al gobierno y motivar la justificación de la alternancia en el poder, y por ende motivar el voto por los alternos. Cuarta: Es táctica de los “duros” del gobierno para crear desorden e inquietud, luego resolver los casos y así limpiarse la cara. Las hipótesis, dadas las fuentes que las generan, no señalan autores y responsables. “Comprar” alguna hipótesis antes de tiempo puede conducir a grave equivocación. Calma y nos amanecemos.

Lo cierto es la zozobra entre la población, las protestas para exigir acción eficaz del gobierno, y la movilización policiaca. También los medios de comunicación social están agitados, ansiosos, y ahí las autoridades aparecen lentas ante la emergencia.

El tiempo electoral se presta para excesos, mostrar y “agrandar” pendientes o insuficiencias de los gobiernos y suscitar repudio. A la vez, los gobiernos y sus partidos procuran dar avisos reiterados de logros y bondades para hacer ver realidades y realizaciones. A la par de encuestas, listas de aspirantes y sondeos de preferencias surgen “estudios”, quejas y reclamos, algunos vetustos otros originales. Por ejemplo, se avisa que la zona metropolitana pierde el 30% del agua por fugas y tuberías viejas. Es cierto, pero es un dato que acompaña al SIAPA casi desde su creación. Otra queja: Faltan escuelas. Sí, y a la vez, faltan menos de las que faltaban.

¿Se pondrá peor? Ojala y no. Lo probable es sí. Veremos, escucharemos y viviremos con más turbulencia, ese misil para el razonamiento. Escudriñemos los hechos, los quién y los cómo. Las trampas son sutiles y es frecuente caer en ellas. Cabeza fría y ánimo dispuesto.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.