• Regístrate
Estás leyendo: No a la ‘guerra sucia’
Comparte esta noticia
Lunes , 23.07.2018 / 05:54 Hoy

No a la ‘guerra sucia’

Publicidad
Publicidad

Faltan cinco meses para la jornada electoral, pero una nueva guerra sucia se ha desatado contra Andrés Manuel López Obrador y Morena. José Antonio Meade y el PRI, Ricardo Anaya y el PAN están desesperados. Enfrascados en una batalla por el segundo lugar, han visto cómo, pese a todos sus esfuerzos, dinero gastado, recursos desviados, asesores extranjeros contratados, sus precandidaturas no prenden, se encuentran estancadas. Para no hablar de alguna encuesta en particular, basta decir que en el promedio de todos los estudios de este tipo publicados en enero, López Obrador aparece en la delantera de las intenciones de voto.

Más allá de las encuestas, el temor de Meade y Anaya está en el hecho de que día a día más personajes de nuestra vida pública se suman al proyecto de López Obrador, basta ver la prensa, las declaraciones y los editoriales de los días recientes, para ilustrar cómo el triunfo de López Obrador ya no causa temor sino, por el contrario, genera una esperanza genuina de que las cosas cambien en nuestro país. Las campañas que en otros procesos electorales iban dirigidas a despertar el miedo en la población simplemente ya no funcionan; sin embargo, la consigna es bajarlo como sea de las preferencias electorales e impedir que sea presidente de la República.

En esta campaña, la guerra sucia contra Andrés Manuel ha iniciado. No me refiero a la delirante teoría del apoyo ruso, sino a las reacciones de destacados integrantes de la oligarquía mexicana y de los políticos corruptos que saben que con el triunfo de López Obrador se terminarán la impunidad y los privilegios de los que han gozado durante todo este tiempo. Se trata de los estertores, de las patadas de ahogado, de un grupo, de una clase política que se ha enriquecido escandalosamente con el ejercicio del poder, que ha producido a la generación de gobernadores del PRI, del PAN y del PRD más corrupta en la historia de México.

La guerra sucia ya inició y sus patrocinadores no se detendrán. Lo importante es que la sociedad ya sabe de qué se trata y en esta ocasión no caerán en una maniobra tan burda como ésta. En estos años de competencia electoral, se ha construido una conciencia cívica que se expresará en la próxima jornada electoral, y pese a todos los esfuerzos de la oligarquía mexicana, López Obrador, con el voto de la mayoría de la población, ganará la elección.

Rechazamos la guerra sucia y todo lo que dañe nuestra democracia y convivencia pacífica. Pero a pesar de este tipo de prácticas, seguiremos haciendo nuestro trabajo, recorriendo el país, visitando las comunidades más alejadas de la geografía nacional para conocer de manera directa sus necesidades, hablando con todos, escuchando a todos, sin frivolidad y sin soberbia, para devolverle a la política la dimensión ética que ha perdido en todos estos años de gobiernos panistas y priistas. Cómo pretenden José Antonio Meade y Ricardo Anaya compararse con Andrés Manuel López Obrador en su acercamiento con la gente. Sabemos que estamos haciendo lo correcto, de acuerdo con nuestros principios y los momentos más importantes de nuestra nación. Estamos en el lado correcto de la historia y la mayoría de la población nos apoya.

*Senador de la República
Twitter: @MBarbosaMX

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.