• Regístrate
Estás leyendo: Los ‘ninis’ de la política: ni de derecha ni de izquierda
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 16:16 Hoy

La causa y lo causado

Los ‘ninis’ de la política: ni de derecha ni de izquierda

Miguel Barbosa

Publicidad
Publicidad

El Partido Acción Nacional (PAN) arrogante de 2016, que ganó cinco gubernaturas, se desfondó en 2017; el Partido de la Revolución Democrática (PRD), en crisis desde 2013, en 2017 teme por su extinción. Hoy ni PAN ni PRD son partidos de oposición real; hoy ser oposición real significa buscar el poder público para transformar la realidad que oprime a la sociedad mexicana.

Imaginemos esto: ¿cómo gobernaría el PAN si volviera al poder público federal? Lo haría como hace 12 años, es decir, mal. ¿O qué, ya se nos olvidó la tragedia nacional que significaron los gobiernos de Fox y Calderón?

¿Cómo gobernaría el PRD? Lo mejor podría ser como lo está haciendo Miguel Ángel Mancera en Ciudad de México, Silvano Aureoles en Michoacán o Graco Ramírez en Morelos, es decir, mal, pues son lugares donde la inseguridad, la violencia y la corrupción se han recrudecido y el tejido social se encuentra seriamente lesionado.

Ambos partidos, PAN y PRD, en profunda crisis, saben que solos o por separado no les alcanza para competir por la Presidencia de la República en 2018, el PAN caería al tercer lugar y el PRD podría perder su registro como partido político nacional. Por esta razón buscan coligarse, contradiciendo sus orígenes, contradiciendo los principios que han enarbolado y contradiciendo sus principales planteamientos programáticos y de gobierno.

Los dirigentes de los dos partidos que están impulsando la conformación de este frente con ruta a su coalición ya se fueron al basurero de la historia política de México, serán vistos como políticos sin ideología, auténticos ninis, ni de derecha ni de izquierda, que buscan el poder para ejercerlo sin ninguna orientación transformadora. Quieren confundir, hablan de ser un frente ciudadano cuando no es más que una coalición entre la derecha del PAN y la perdida y ahora solo autonombrada izquierda del PRD.

Este frente también puede verse como un frente anti-AMLO, una unión de dos partidos políticos que se mueren de miedo de que López Obrador se vuelva presidente de la República porque saben que se terminaría el acto de impunidad que se ha construido con el poder.

Vamos todavía a testimoniar si finalmente se convierte este frente en coalición electoral, falta poco tiempo pero mucho por ver; la influencia del gobierno federal y de los estados en el PRD y sus corrientes internas es real, seremos testigos del papel que quieran jugar Miguel Ángel Mancera y Silvano Aureoles, y la forma como se resolverá el pleito en el PAN entre Ricardo Anaya, Margarita Zavala y Rafael Moreno Valle, donde esta riña puede terminar en ruptura.

Lo que es seguro es que seremos testigos de cómo la verdadera creación de este frente de PAN y PRD es para lograr su supervivencia a costa de los recursos de la sociedad mexicana; así como su desesperada necesidad de continuar repartiéndose los cargos y su descarado temor ante el inminente triunfo de Andrés Manuel López Obrador como presidente de México.

*Senador

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.