• Regístrate
Estás leyendo: ¿Quién debe pagar Monterrey VI?
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 06:44 Hoy

En pocas palabras…

¿Quién debe pagar Monterrey VI?

Miguel Ángel Vargas

Publicidad
Publicidad

El problema del agua es tan antiguo como la misma fundación de Monterrey. El líquido vital es más codiciado en una región semidesértica como la nuestra, por lo que a lo largo de la historia ha provocado disputas y las sigue generando.

El proyecto Monterrey VI para traer agua del río Pánuco es muy costoso —se habla de entre 20 a 40 mil millones de pesos—, pero según los expertos es necesario si queremos garantizar a futuro el abasto de una metrópoli tan demandante.

En la década de 1960 entró en operación el primer vaso de almacenamiento construido en la entidad. Se trata de la presa Rodrigo Gómez, La Boca, construida en el municipio de Santiago. Sin embargo, ésta sirvió apenas unos 20 años, pues para los ochenta se tuvo que construir la de Cerro Prieto en el municipio de Linares.

En ese ínter hubo un intento fallido por construir la presa Terreros, casi al finalizar la década de 1990, pero la oposición de los citricultores impidió quitarle el flujo al río Pilón para mandar su agua a Monterrey.

Unos años después, en 1993, se puso en operación la presa El Cuchillo.

El agua que se suministra al área metropolitana se extrae de dos fuentes principalmente: las superficiales (presas y otros embalses) con un 50 por ciento, y el otro 50 por ciento de las subterráneas (pozos y mantos friáticos).

La industrialización trajo empleo y progreso al estado, pero con ello creció la demanda del líquido porque 1) llegaron por miles personas de entidades vecinas y 2) porque las empresas comenzaron a extraer agua de manera descontrolada.

Cervecería Cuauhtémoc tiene más de 120 años explotando los pozos y ni siquiera Conagua sabe con certeza cuántos millones de litros consume para sus productos.

Otra de las que más agua extrae es Arca, quien para producir un refresco de cola necesita de varios litros. No por nada los que vivimos en el área metropolitana somos de los principales consumidores de bebidas embotelladas (de azúcar y cebada).

Si empresas como la cervecera y las de bebidas embotelladas han saqueado nuestras fuentes de abasto de agua, por qué no pagan ellos una parte del proyecto Monterrey VI. Sería lo justo, ¿o no?

miguelangel.vargas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.