• Regístrate
Estás leyendo: Reforma Fiscal Norteamericana (I). (Cambios Principales)
Comparte esta noticia
Domingo , 09.12.2018 / 16:59 Hoy

En la escena fiscal-corporativa

Reforma Fiscal Norteamericana (I). (Cambios Principales)

Miguel Ángel Santillana Solana

Publicidad
Publicidad

En el año 2017 se presentó para el Partido Republicano de EU una coyuntura donde tuvo el control, tanto del poder legislativo (Cámara de Representantes y Senado) como el poder ejecutivo (Presidencia).

En la práctica, la apenas mayoría que los republicanos mantenían en el Senado y la total oposición del Partido Demócrata obligó a los estrategas del Presidente Trump, a llevar a cabo la prometida reforma bajo el método legislativo de “reconciliación”, que le permitía pasar las medidas propuestas con una simple mayoría en la Cámara de Senadores (50 más un voto, de 100). Una desventaja de esta alternativa fue la necesidad de adherirse a la regla Byrd, que limita la ampliación del déficit federal a no más allá de 10 años. En consecuencia, varias de las disposiciones que se plantearon se limitan en su vigencia hasta el 31 de diciembre de 2028 y algunas inclusive a 2026.

El proceso legislativo de la reforma fiscal propuesta inició el 2 de noviembre y culminó el 22 de diciembre de 2017 con la firma del Presidente Trump. La ley ya promulgada (la reforma fiscal) entró en vigor el 1 de enero de 2018, con algunas disposiciones que tienen efectos, inclusive, desde el 2 de noviembre de 2017.

Esta reforma fiscal se caracteriza por otorgar en el ámbito doméstico una reducción de tasas impositivas a corporaciones y ciertas entidades fiscalmente transparentes. En la materia internacional se incluyen varias medidas innovadoras que buscan, por un lado, robustecer los regímenes anti diferimiento, proveer incentivos para la exportación de bienes y servicios, y un particular nuevo régimen de exención de dividendos de subsidiarias extranjeras para hacer más competitivas a las multinacionales de EU.

PERSONAS FÍSICAS

Ajustes de Tasas

Se reduce de manera temporal (hasta el 31 de diciembre de 2026) la tasa máxima aplicable a los ingresos ordinarios de personas físicas. De tal suerte que la tasa marginal máxima pasa de 39.8 a 37%, a partir del 1 de enero de 2018.

Incremento de deducción estándar, eliminación de exenciones personales

Se incrementa la deducción estándar a USD $12,000 para solteros y USD $24,000 para matrimonios. Por otra parte, se eliminan las exenciones personales que hasta 2017 eran de USD $4,050 por persona. Este cambio quedará sin efectos a partir de 2026.

Esta medida establece un mayor grado de simplicidad al régimen general aplicable a personas físicas, pues evita la necesidad de listar, contabilizar y documentar conceptos deducibles hasta el monto de la deducción estándar.

Alternative Minimum Tax (Impuesto Mínimo Alternativo)

El régimen general aplicable a personas físicas incluye una disposición que obliga a llevar un cálculo alternativo para determinar la aplicabilidad de un impuesto mínimo. La reforma fiscal aumenta de manera temporal (hasta 2026) el monto de ingresos exentos de este impuesto mínimo alternativo de USD $70,300 para solteros y USD $109,400 para matrimonios.

Limitación a la deducción de Impuestos Estatales

Un cambio controversial fue la limitación hasta 2026 a la deducción de impuestos estatales hasta un máximo de USD $10,000. Tal medida afecta principalmente a residentes de estados con cargas impositivas tanto de impuesto sobre la renta como prediales altos, entre otros, California y Nueva York.

Limitación a Deducción de Intereses Hipotecarios

Se limita a la deducibilidad a créditos para la adquisición de residencias de hasta USD $750,000 (hasta 2017 el límite era de USD $1 millón) y se elimina en el caso de refinanciamiento y créditos hipotecarios secundarios. Este cambio quedará sin efectos a partir de 2026 y se prevé que tenga un efecto relevante en los mercados de segundas residencias en México para residentes americanos y que en varios casos dependían de este tipo de financiamiento.

Otras disposiciones

Entre otros ajustes se da la eliminación de la deducibilidad de pérdidas por robo o fuerza mayor, salvo que se den dentro de una zona declarada bajo un desastre natural, gastos de empleados que no son reembolsables por el patrón y los costos pagados a preparadores de declaración de impuestos.

También se limitan los beneficios de poder diferir el impuesto que se genere al vender un activo bajo ciertas condiciones establecidas en la Sección 1031 del Código de Rentas de EE.UU. (Internal Revenue Code) exclusivamente a activos inmobiliarios, esta limitación se prevé que afecte a inversionistas domésticos de EU que participan en mercados como el de arte, autos de colección, etc. Esta restricción es permanente.

De manera importante se expande a tres años el periodo de tenencia mínima para que un promotor o administrador de un negocio que mantiene una participación no capitalizada en el mismo (una participación en las utilidades sin haber aportado capital) acceda a la tasa preferencial de ganancias de capital de largo plazo al vender dicha participación (asumiendo que dicho tratamiento sea aplicable). Hasta 2017 la tenencia mínima era de una año. Esta limitante también es permanente.

sasm_sc@hotmail.com
@M_ASantillana


Fuente: Revista Contaduría Pública No. 548, Abril de 2018. Enrique Hernández- Pulido Págs. 14 a 16.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.