• Regístrate
Estás leyendo: Un nadador que no se rinde
Comparte esta noticia
Lunes , 18.06.2018 / 14:53 Hoy

Sin límites

Un nadador que no se rinde

Miguel Ángel Rodríguez Aceves

Publicidad
Publicidad

Con tan solo 15 años de edad, Octavio Quintero Jiménez es un empeñado triunfador tapatío. Nació con debilidad visual y hace dos años empezó a practicar natación debido a que también cuenta con escoliosis, columna desviada.

El joven, que vive con su mamá, su hermana y su hermano, recibió la recomendación de un médico para que empezara a nadar. A las nueve de la mañana inicia su entrenamiento hasta las 12:00 horas, “después me dirijo al gimnasio y hago mi ejercicio hasta la una de la tarde, de lunes a viernes”, compartió.

El año pasado fue a competir a Querétaro, donde obtuvo la presea plateada en el estilo 100 metros libres; este año ganó la medalla dorada en la competencia 50 metros combinado en Guerrero. Al ser merecedor de la presea dorada, el deportista, quien dijo que su fuerte es la competencia de 100 metros pecho, sintió más compromiso consigo mismo.

El recién egresado de secundaria, expresó que le gustaría seguir estudiando en el COBAE en las instalaciones del CODE Jalisco, pues así se le facilitaría combinar el estudio con el deporte.

Además, señaló que le gusta jugar futbol con su familia en un parque cerca de su domicilio, donde hacen deporte alrededor de tres horas durante los fines de semana. Ahora que está de vacaciones, detalló que juega futbol casi todos los días.

De su casa al CODE Jalisco, utiliza el transporte público, y relató que ha tenido una buena experiencia en el trabajo de los choferes de camiones, aunque opinó que la infraestructura de la ciudad debería ofrecer mayor facilidad a las personas que cuentan con algún tipo de discapacidad, sobre todo a las personas que usan sillas de ruedas. “Para nosotros que podemos más o menos caminar, se nos hace un poco difícil, ya que tenemos que brincar de un lugar a otro en la misma banqueta, me imagino que las personas que utilizan silla de ruedas muchas veces ya no saben por dónde transitar, ¿por la banqueta o por la calle? Las calles ya están en muy mal estado.

“Quiero pedirles a los automovilistas que no obstaculicen las rampas que están ubicadas en las banquetas, ya que están hechas para las personas que utilizan silla de ruedas o personas con algún tipo de discapacidad, al igual que las personas de la tercera edad. Otra cosa muy importante, las personas que contamos con discapacidad necesitamos escuelas adaptadas para nosotros. Dennos la oportunidad de progresar”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.