• Regístrate
Estás leyendo: Entrenadora de talentos
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 20:49 Hoy

Sin límites

Entrenadora de talentos

Miguel Ángel Rodríguez Aceves

Publicidad
Publicidad

Desde niña empecé a nadar, y de ahí empecé a practicar varios deportes, como la gimnasia, basquetbol, voleibol, atletismo, clavados, tenis, triatlón, waterpolo, pero competitivamente solo natación y voleibol”, comparte la zapopana Linda Alejandra Ochoa Madrid, de 31 años, quien ha destacado en el ámbito deportivo y compartido su experiencia.

Con sus dos papás y su hermana, vivió una infancia muy feliz en Zapopan, “soy la única sorda en la familia. Por el momento ya me independicé, no obstante, viví una infancia muy feliz, siempre fui una niña intrépida muy alegre y extrovertida”.

En 1993 comenzó a entrenar en el club de Chivas hasta 1999, “gané algunas medallas de oro, plata y bronce aquí en Guadalajara, y asistí a una competencia en San Luis Potosí, aproximadamente en 1995”.

En ese año, en Manzanillo, Colima, compitió en su primer maratón acuático a mar abierto, “a la edad de 12 años, cuando la categoría era de 15 a 19 años, el maratón era de 8 kilómetros y medio”, y logró la sexta posición.

En 1995 también entrenaba clavados, “sufrí un accidente de trampolín, a raíz de eso, mis papás ya no me dejaron entrenar, aunque yo sí quería seguir en clavados”.

Tres años después, comenzó a entrenar waterpolo; en 2003 fue su primera competencia nacional en voleibol en Aguascalientes y ganaron el segundo lugar. Al siguiente año, en el Distrito Federal, obtuvieron el cuarto sitio, “y gané el segundo lugar como la reina del deporte nacional”.

Finalmente, en 2010, obtuvieron el primer lugar en Aguascalientes, de ahí fue seleccionada para ser parte de la selección mexicana de voleibol para sordos con niveles a competencias internacionales, la última vez que compitió fue en 2011.

Aunque asegura que ha vivido una vida normal dentro de las posibilidades, en ocasiones que requiere de ayuda de otros no siempre la recibe o se la ofrecen de buena manera. “Se hacen que no te ven, o si lo hacen reaccionan de una manera déspota, y deshumanizados”. Por eso, siempre debemos ayudar a cualquiera que necesite apoyo y hacerlo de corazón.

Por otro lado, explica que ha tenido la oportunidad de estudiar en escuelas “normales”: “Sí se me ha hecho pesado, hasta que mis papás me llevaron a terapias y rehabilitación de lenguaje, fue cuando empecé a aprender a hablar y tener lectura de labios, y de esta manera saber lo que me decían”, relata la maestra de natación en el Code Jalisco.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.