• Regístrate
Estás leyendo: Volteretas políticas
Comparte esta noticia
Miércoles , 16.01.2019 / 02:43 Hoy

En frecuencia

Volteretas políticas

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Las cosas empiezan a tomar el rumbo natural de la clase política mexicana, y este fin de semana ya hay quienes dan por muerto al famoso Frente Ciudadano por México, debido a que como es natural, los intereses personales y de partido están por encima de los intereses de la mayoría.

Claro ejemplo es lo que se veía venir, primero que nada el Partido Acción Nacional, o más bien su dirigente Ricardo Anaya no se iba a bajar de la intención de ser los abanderados por la Presidencia de México, por dos razones, una el PAN en su historia nunca ha ido en apoyo de ningún aspirante a la Presidencia y no en coalición con otro partido por este cargo, y por otro lado al interior del PAN toda la maquinaria del partido estaba confeccionada para que sea Anaya el candidato, como seguro lo va a ser, por Acción Nacional, no por la alianza.

Me recuerda mucho lo que sucedió cuando el ex dirigente del PRI y luego candidato presidencial Roberto Madrazo utilizó al partido para buscar la candidatura presidencial, y en efecto lo logró, dejando detrás de sí una de las peores elecciones a las que se ha enfrentado el tricolor en la contienda por la Presidencia. Nadie escarmienta en cabeza ajena y queda claro que lo mismo puede suceder en el PAN.

Parece que donde se complicó la cosa como aquí le comentaba fue en lo que más duele el reparto de candidaturas, y obviamente la cobija no era tan ancha y alguien iba a quedar destapado en este frente, se dice que la dirigente del PRD Alejandra Barrales quería la candidatura al gobierno de la Ciudad de México y de ahí para abajo empezó el conflicto.

El ADN de ambos partidos políticos no daba para la Presidencia, si bien es cierto han logrado conjuntar esfuerzos para algunas posiciones, las más altas son gubernaturas, pues no es lo mismo el ir en conjunto con un candidato común a para un estado que para llevar las riendas del país. Y volvemos a la misma, el proyecto de nación no existe, solo el interés mezquino de hacerse del poder a como dé lugar.

El escenario se torna complicado para los partidos que integrarían la coalición, pues al ya difícil atractivo para el electorado de acudir a las urnas, se suma a que estos sufragios en lugar de dividirse entre tres aspirantes fuertes a la Presidencia terminará por atomizarse y no faltará quien en su descontento termine por ni siquiera votar por el aspirante de su partido.

Los grandes ganadores sin duda son el PRI, que veía una real amenaza en este frente pues ahora queda un PAN con un voto duro bien medido y un PRD que poco a poco se ha visto disminuido también en la intención del voto, y el otro es Morena, aunque hay quienes dicen que pese a los intentos de cambiar el rostro al estilo de hacer política de Andrés Manuel López Obrador, el único aspirante hoy seguro en el 2018, la intención de voto podría no crecer en su favor.

Ahora que Miguel Ángel Osorio ha comentado que no buscará la grande y el destape anticipado de Videgaray hacia José Antonio Meade, deja en este y en Aurelio Niño la posible candidatura presidencial parece que poco a poco va tomando forma lo que será la contienda electoral que luego de las eliminatorias dejará a quienes competirán por la presidencia, la pregunta es ¿a quién realmente atraen sus propuestas?

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.