• Regístrate
Estás leyendo: Silencios que matan
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 11:41 Hoy

En frecuencia

Silencios que matan

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Más peligroso que lo que se dice, es lo que se deja de decir. La frase viene a colación por las dudas que empieza a dejar entre la población, y más entre los informados, la veracidad de los datos que da a conocer las estadísticas que presenta el Sistema Nacional de Seguridad, en cuanto a los índices delictivos que reportan las procuradurías o fiscalías estatales para elaborar dicho compendio.

Y es que en primer lugar, la radiografía del momento que reportan las autoridades en las entidades federativas solo corresponde al 2 por ciento de los delitos que ocurren. En 2014 se reportaron a nivel nacional 1 millón 590 mil 331 denuncias en el país, de acuerdo al reporte de Incidencia Delictiva del Fuero Común, elaborado por el Centro Nacional de Información. Sin embargo la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (Envipe) elaborada por el INEGI para el mismo año, arroja un total de 33 millones 704 mil 032 delitos declarados, por 22 millones de víctimas de algún delito, de un universo de 80 millones de personas mayores de 18 años.

¿Qué nos refleja la estadística del Sistema Nacional de Seguridad? sólo la inoperancia del ministerio público y de los cuerpos de seguridad para hacer frente a la delincuencia, además de un índice poco confiable para medir los niveles de inseguridad del país y de las entidades federativas. Nadie nos garantiza que las procuradurías y fiscalías de los estados, llevando el registro a los niveles más bajos de la cadena de mando, presente el número real de denuncias hechas por la población, ya no digamos de averiguaciones previas consignadas, que con la intención de quedar bien terminan por reportar menos denuncias de delitos que los que ocurren en la entidad, claro ejemplo son los delitos reportados por la Envipe.

Se equivocan quienes esperan que la percepción de inseguridad disminuya mediante estadísticas "transparentes" que sólo dejan más dudas, pues incluso en delitos como los homicidios, no existe la garantía de que se reporten los que realmente ocurren, y eso quita credibilidad a los "reportes oficiales"

Si bien es cierto que existió un avance en materia de transparentar las estadísticas de delitos denunciados, lo cual no necesariamente es igual a la incidencia delictiva dada la discrepancia entre el reporte del delito y la denuncia del mismo, un asunto que no se puede esconder es que la credibilidad en las cifras oficiales es pobre, por lo que debería de replantearse la medición de los índices delictivos. Una medición confiable nos dará claridad sobre la situación real de nuestra comunidad, de otro modo se convierte en verdades a medias, eso sí muy transparentes.

@miguelpuertolas

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.