• Regístrate
Estás leyendo: Robo, impunidad y coraje
Comparte esta noticia
Martes , 25.09.2018 / 03:18 Hoy

Robo, impunidad y coraje

Publicidad
Publicidad

La normalización de la violencia no debe ser algo que ocurra en nuestro país, ayer una de las frases de consuelo que más escuché fue: "lo importante es que no te pasó nada a ti, lo material se recupera" y sí agradezco las muestras de apoyo recibidas luego de ser víctima de un asalto de parte de un individuo que me arrebató mi bicicleta, cartera, y lo más importante, mi tranquilidad.

Sabe que es lo más incongruente de todo esto, que el robo pasó en un lugar "seguro" apenas a poco más de un kilómetro del filtro de seguridad instalado en el cruce de Libramiento Morelos y Bulevar Aeropuerto justo en Libramiento y Valtierra con toda impunidad y sin que nadie pudiera hacer algo.

Obviamente un servidor no opuso resistencia, cosa que en ese momento resulta prudente, lo peor pudo ser un navajazo o un disparo por arma de fuego, en esas circunstancias vale más la pena no jugarse la vida que defender el patrimonio que con mucho trabajo uno se gana.

Lo más lamentable es que no será la última vez que un delincuente se apodere de esta forma vil e impune de las pertenencias de un ciudadano, hoy me pregunto ¿de qué vale apostarle a la movilidad no motorizada, a más ciclovías, si el ciclista o el transeúnte se han convertido en la víctima más vulnerable de los delincuentes que han tomado la ciudad.

Hoy presumen la presencia de militares en las calles, patrullando junto con policías municipales, de qué sirve si los delincuentes siguen haciendo de las suyas. Lo peor del caso es que la cifra negra en robo a transeúnte supera el 96 por ciento es decir solo 4 de cada 100 casos se denuncian, lo que lo convierte en el delito ideal, porque la víctima se siente más vulnerable que ninguna, la calle se convierte en una jungla en donde la ley del más fuerte es la que manda y no el estado de derecho.

Confiar siempre será difícil y más cuando el terreno es propicio para que los criminales hagan de las suyas, sobrados son los ejemplos de ladrones que logran ser detenidos pero que a la vuelta no de días sino de horas ya se encuentran de nuevo en las calles cometiendo delitos mayores.

Un buen amigo me decía que el país se descompuso, y sí, lo hizo, pero desde hace años en que la criminalidad ha ido en ascenso y no hay quien le ponga un freno, pues el respeto a la autoridad de parte de quienes se dedican a delinquir es nulo, si no ¿cómo es que un ladrón se atreve a asaltar cerca de un filtro de seguridad?

La percepción de inseguridad está tan elevada que cualquier cosa que se haga será cuestionada, y por favor señores aspirantes a cualquier puesto de elección popular, no nos vengan con discursos triunfalistas, ni con los típicos mea culpa de cada campaña electoral. En verdad si no traen propuesta o proyecto a largo plazo para acabar con este lastre de nuestra sociedad, si no están dispuestos a acabar con la corrupción y con la impunidad por favor, de verdad se los pido ni intenten ponerse en la boleta, el clamor más grande de los ciudadanos es volver a aquellos días en los que un simple paseo en bicicleta no significaba un peligro.

He vivido estados en donde los problemas de inseguridad fueron creciendo por negligencia de la autoridad como Nuevo León y Jalisco, ojalá que pronto en esta ciudad, León, y Guanajuato pronto se dé un golpe de timón, mientras tanto mi solidaridad con todas las víctimas de algún delito.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.