• Regístrate
Estás leyendo: ¿Quién fue el ocurrente?
Comparte esta noticia

En frecuencia

¿Quién fue el ocurrente?

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Estrategia: Capacidad o habilidad, plan para realizar un fin o dirigir un asunto.

Ocurrencia: Idea inesperada, pensamiento, dicho agudo u original que ocurre a la imaginación.

Fuente: Diccionario de la Real Academia Española

Si nos ceñimos a la definición de ambas palabras, lo que hoy estamos viendo, dado el costo que empieza a significar el desabasto de combustible (perdón, no hay desabasto, solo cambio en la logística de abastecimiento) podemos llegar a la conclusión que lo emprendido por el gobierno es más cercano a una ocurrencia, que una estrategia en el combate al robo de combustible.

Una estrategia, si bien puede tener daños colaterales, estos siempre serán en porcentajes muy mínimos, comparado con el beneficio de combatir un mal como en el que nos ocupa en este momento referente a la práctica ilegal de robo y comercio de combustible sustraído de manera ilegal vulgo huachicoleo.

Al país le empiezan a costar las ocurrencias, miles de millones de dólares costará el haber cancelado el Aeropuerto Internacional de México, miles de millones empezará a costar la gasolina que se ha dejado de vender. Le pongo un ejemplo:

Diario en Guanajuato se venden 130 millones de pesos de gasolina, tomando en cuenta que el consumo diario en la entidad es de, según el gobierno del estado, 6.5 millones de litros, a 20 pesos promedio cada litro. Entre el día de ayer martes y el próximo viernes se habrían vendido 520 millones de pesos en gasolina, sin embargo con el desabasto (de nuevo perdón) solo se venderán 130 millones de pesos, representando una pérdida de 390 millones de pesos.

Esto representa una pérdida del 75 por ciento, eso sin contar las pérdidas por hora hombre necesarias para esperar la venta de combustible, el retraso en entrega de bienes o servicios por este motivo y así la escalada de dinero que se ha ido al caño por esta decisión que quien sabe a quién se le ocurrió.

La ocurrencia nos va a costar a los mexicanos tiempo y dinero que no vamos a recuperar, ahora pregunto ¿quién deberá pagar por esta ocurrencia? Sabremos ¿a quién se le ocurrió esta manera de combatir el robo de combustible? Aplaudo todo combate al delito, en lo que no estoy de acuerdo es en improvisaciones en las que terminen pagando justos por pecadores.

Se supone que la finalidad es acabar con el crimen y siempre terminan fastidiando a las mayorías, ejemplos sobran, retenes, revisiones, guerra contra el narcotráfico… etcétera, etcétera.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.