• Regístrate
Estás leyendo: Policías infiltradas
Comparte esta noticia

En frecuencia

Policías infiltradas

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Hoy se tiene la sospecha de que en al menos 4 municipios hay una fuerte infiltración de la policía, y las dudas ahora recaen sobre Celaya, en donde curiosamente elementos de la Policía Municipal intentaron persuadir a agentes de la Gendarmería Nacional de liberar a 2 presuntos ladrones de combustible.

Hoy hay un hermetismo en torno a esta información pero no es difícil saber en dónde se presentan los problemas pues son municipios ubicados en el corredor en donde ha prevalecido la violencia, en especial en los últimos dos años. La sospecha se cierne también en municipios donde, pese a que la ley exige que los titulares de la policía cuenten con exámenes de control y de confianza, los alcaldes mañosamente han dejado a encargados del despacho quienes no tienen la obligación legal de contar con dichas pruebas.

Me cuentan altos mandos de seguridad en el estado que existe la urgencia, por ejemplo en Celaya, de que intervenga el Mando Único, y la necesidad de cortar de raíz a los malos elementos que están en la corporación, no me mencionan nada del titular de seguridad pero sí me dicen que hay un tema delicado que atender y que fue descuidado, tal vez por omisión tal vez por amenazas, por parte del alcalde saliente Ramón Lemus Muñoz Ledo.

Advierten también sospechas en Villagrán donde se han registrado algunos hechos de violencia y se han encontrado fosas clandestinas, Salvatierra es otro de los municipios que no son del todo confiables en este tema. Se sabe, por ejemplo, que el intento por limpiar las policías municipales y alejar a los titulares de seguridad de los grupos criminales ha derivado en amenazas contra alcaldes como lo que sucedió en Apaseo el Grande, me dicen.

Existe un reto yo diría monumental, para con los alcaldes que llegan a estos municipios, pues en muchos de los casos los munícipes al tomar protesta, como lo contó algún alcalde de los fronterizos con uno de los estados más violentos, inmediatamente reciben visitas “non gratas” queriendo imponer a los jefes de la policía, a los directores o secretarios de seguridad, y a algunos comandantes para trabajar a gusto sin ser molestados por la autoridad.

La corrupción de cuerpos policiales no tiene nada que ver con el tema económico, pues la referencia que me hace este mando de seguridad es que en Celaya se tiene una de las policías mejor pagadas de la entidad y ello no ha impedido que el crimen haga lo suyo buscando llevarse a sus filas y para su seguridad a elementos de la policía municipal.

Una de las primeras acciones de los alcaldes que lleguen a ocupar el cargo es el depurar las policías municipales y hacerse de elementos confiables que impidan que el crimen organizado haga de las suyas. De lo contrario no importa el partido que llegue al poder el problema de descomposición seguirá, hasta convertirse en uno insostenible.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.