• Regístrate
Estás leyendo: ¿Nos robaron los gobernantes? Que paguen... los partidos políticos
Comparte esta noticia
Viernes , 25.05.2018 / 22:06 Hoy

En frecuencia

¿Nos robaron los gobernantes? Que paguen... los partidos políticos

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

El origen de los funcionarios corruptos que terminan por dilapidar los recursos públicos son los partidos políticos, por lo que creo que desde el momento en que un partido político postula a un candidato debe de hacerse responsable por vigilar que éste cumpla cabalmente con el encargo para el que fue electo o designado.

Una buena manera para meter a los partidos políticos en la responsabilidad de elegir a los mejores candidatos y no solapar a los militantes de sus filas que incurran en delitos, es que los partidos políticos paguen también por los yerros de sus candidatos.

Me explico, cuando un candidato llega al poder impulsado por un partido político, el partido técnicamente se desentiende de la labor que realiza y no se preocupa por vigilar, al margen de los órganos de fiscalización, el buen desempeño de los funcionarios que postula. Así el político en cuestión puede hacer de las suyas a sus anchas, no sólo sin ser cuestionado por su propio partido político, sino además solapado por este, pues son muy pocos los casos en que malos elementos han sido expulsados y esto solo sucede hasta que el daño a la administración pública y a las instituciones de gobierno está hecho.

Una buena solución, pues como siempre, hasta que no se golpea el bolsillo propio no duele igual, es hacer corresponsables a los partidos políticos de las acciones de los funcionarios emanados de sus filas, independientemente si en el transcurso del mandato deciden renunciar al partido político que los postuló, o no estén militando o inscritos en el padrón del instituto político.

Imagine por un momento que los más de 220 mil millones de pesos que se han señalado en irregularidades por la Auditoria Superior de la Federación a los gobiernos de los estados se le cobrara a los partidos políticos de las prerrogativas que año con año reciben del dinero de los mexicanos.

Ello llevaría precisamente a los partidos a asegurarse de postular a los mejores candidatos, a los más probos y más honestos, pero además también los obligaría a no convertirse en copartícipes de las tropelías de sus candidatos. Serían responsables solidarios de los errores que cometieran los funcionarios públicos y con ello saldría ganando nuestro país.

Pero no sólo eso, otra posibilidad en esta responsabilidad solidaria propuesta es que si tomaran una decisión equivocada que representara un impacto negativo al país, en esa medida no sólo se sancionara a los responsables sino también se hiciera una amonestación al partido político.

Ya estuvo bueno que los partidos se conviertan en las cuevas de Alibabá refugiando a sus más de 40 ladrones, no basta con que al final de cada administración pretendan lavarse las manos con la tan llevada y traída declaración de que "no solaparemos a nadie", y la mejor forma de que esto no ocurra es que se conviertan en avales de sus candidatos.

@miguelpuertolas

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.