• Regístrate
Estás leyendo: No al retiro de recursos públicos a los partidos
Comparte esta noticia
Miércoles , 17.10.2018 / 01:30 Hoy

En frecuencia

No al retiro de recursos públicos a los partidos

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Tal vez usted dirá que es un disparate lo que estoy diciendo, cómo es posible que esté en contra de que se retiren los recursos públicos a los partidos políticos si estos son despilfarrados sin miramiento cada que pueden y, en algunos casos, los dueños de estos se dan vida de reyes a costa del erario.

Sí mi estimado lector, estoy en contra de ello, porque de eliminarse las prerrogativas a los partidos políticos se abre la puerta al financiamiento privado y a la inequidad, pues quienes tengan cierto interés en temas específicos comprarán voluntades y apoyarán campañas de quienes representen sus intereses y no los de la mayoría. Claro que hoy no es desconocido que aplica esto que aquí expongo pero al menos hay algo de control.

El financiamiento privado abre la puerta también a que a las campañas políticas y a la operación de los partidos ingrese dinero mal habido proveniente del desvío de recursos públicos o peor aún derivado de actividades ilícitas del crimen organizado, lo que traería además un grave problema al país.

Y es que el financiamiento privado además, no permitiría una fiscalización de los dineros que entran a los partidos políticos y el control sobre el origen y destino de estos sería casi nulo con lo cual el ya de por sí sistema corrompido terminaría por pudrirse aún más.

Yo creo que es muy tramposa la propuesta hecha de eliminar el uso de recurso público, no creo que quienes han vivido del poder y del dinero público de la noche a la mañana se hayan convencido de que aquel triste adagio de que un político pobre es un pobre político es una falsedad.

Lo que creo que debe de hacerse es disminuir al mínimo el recurso público que reciben los partidos políticos y obligar a que sea el único disponible para sus actividades corrientes y de tiempo de campañas. Esto permitiría un despilfarro menor y una mejor fiscalización del uso que se le da a estos dineros.

Así que lo ideal es buscar un mecanismo que permita entregar una cantidad mínima equitativa operacional para que el ejercicio de la actividad política de los partidos no se contamine con dinero no fiscalizable pero que a su vez tampoco permita el derroche de recursos que tanta falta hace al país.

Mire de todos modos aunque los dirigentes de los partidos políticos con registro nacional se pongan de acuerdo para renunciar al dinero del erario, nadie les va a creer, pues su desprestigio es tal que no importa lo que hoy hagan siempre serán cuestionados.

Por lo pronto, las reglas del juego parece ser serán las mismas para el proceso electoral del año entrante con lo que la danza de los miles de millones de pesos que costará la borrachera electoral, terminará en una cruda de la que pasará un tiempo considerable en reponernos.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.