• Regístrate
Estás leyendo: Niños ¿delincuentes?
Comparte esta noticia

En frecuencia

Niños ¿delincuentes?

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Hace unos días en las calles de León, la Policía municipal detuvo a una persona armada, traía consigo un arma larga calibre .223 con un cargador y 35 cartuchos útiles, de esas que portan los grupos criminales ligados a la delincuencia organizada, además le encontraron otra pistola, un arma de fuego calibre 9 milímetros tipo escuadra con cuatro cartuchos útiles, un cargador y la funda. La escena podría ser de lo más cotidiana, desafortunadamente, pero resulta que quien traía estas armas era un menor de 13 años. Técnicamente un niño que en lugar de empuñar este tipo de armas debería, en condiciones normales, estar en la escuela cargando una mochila donde porte sus libros, y no vagando por las calles poniendo en riesgo su vida y la de los demás.

¿En qué situación estamos parados? ¿Qué estamos haciendo con nuestros niños?

Otro caso, hace unos días, usuarios de redes sociales denunciaron el intento de asalto de un grupo de niños de 12 y 13 años de edad a pasajeros de un vehículo, en calles de la delegación Miguel Hidalgo, en la Ciudad de México.

Un video captado por pasajeros de un automóvil que circulaba en la colonia Daniel Garza, en la capital del país cerca de las avenidas Constituyentes y Observatorio, mostraba cómo pasaron frente a un grupo de tres niños, al rebasarlos ellos alcanzan al carro y golpean las ventanas intentando lo que parecía un asalto.

También en la capital del país se informó de la detención y liberación de dos niños de 12 y 13 años de edad que cometieron un robo con pistola de arma de fuego cerca del mismo lugar sus padres habrían pasado a recogerlos al Ministerio Público a donde fueron llevados, no se les imputó algún cargo por ser menores de edad.

Según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en México se estima que por lo menos 30 mil niños y adolescentes colaboran con la delincuencia organizada en actividades que van desde la extorsión y el tráfico de personas hasta la piratería y el narcotráfico.

Al ser inimputables, o en caso de ser adolescentes sujetos a sanciones menos severas que a un adulto, los menores se vuelven carne de cañón ideal para actividades criminales, sin embargo hoy poco se habla de la atención de niños vulnerables ante la delincuencia, sobre todo aquellos que empiezan a delinquir a muy temprana edad.

Es triste que estemos más preocupados por otras cosas que por el bienestar de miles de niños que al no tener más oportunidad terminan en las garras del crimen. Ojalá nos enfoquemos más en la atención de éstos que en pleitos anodinos entre poderes que no nos van a llevar a nada.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.