• Regístrate
Estás leyendo: Mucha esperanza y harto escepticismo
Comparte esta noticia

En frecuencia

Mucha esperanza y harto escepticismo

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Así percibí los primeros dos días del arranque de este gobierno, en la sobremesa, los comentarios respecto al cúmulo de promesas hechas por el Presidente Andrés Manuel López Obrador dejaban ese aire de duda con la pregunta principal ¿cómo?

¿Cómo le va a hacer? ¿Se podrá de verdad? Y la respuesta para todo era acabar con la corrupción, de ahí saldrá lo necesario para sacar al país del atraso en el que en muchos sentidos se encuentra según el dicho del mandatario federal.

Mucha esperanza, sí, en el razonamiento de la mayoría de los mexicanos está el gusto de haberle dicho adiós a dos partidos que prometieron mucho, igual que como sucede en este momento, pero que al final se quedaron muy lejos de la expectativa que se tenía sobre sus gobiernos.

Las primeras acciones del nuevo gobierno han despertado el ánimo del sí se puede, ayer se anunció la venta del avión presidencial, pero eso no es más que un gesto dentro de todo lo que se tiene que hacer por cambiar a este país. Es importante que se sacuda la burocracia, no hasta dejarla en los huesos pero sí con lo suficiente para que realice un trabajo efectivo sin que esto signifique dejarlos sin las herramientas básicas.

Otro signo de esperanza es que al final, las obras en el Aeropuerto Internacional de México no se detendrán como se anunció el día de ayer, lo cual devuelve la certeza a los inversionistas en el país, con un claro mensaje de que en cualquier momento, en caso de detectar algún abuso o irregularidad cualquier proyecto se puede detener, sin miramiento alguno.

Vaya la esperanza se huele por todos lados… pero también hay escepticismo, pues hoy todavía no conocemos el paquete fiscal del año entrante, aún desconocemos cómo y en qué se gastará el dinero del presupuesto, pero además todavía no sabemos a ciencia cierta de dónde saldrán los recursos.

Hay escepticismo en el tema de seguridad y cómo se logrará en el corto plazo disminuir la delincuencia en el país, también la hay en cuanto al castigo de la corrupción y sin caer en la cacería de brujas… a poco todos son santos y a nadie hay que pedir cuentas de la pasada administración ¿así de fácil se podrán todos salir con la suya?

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.