• Regístrate
Estás leyendo: Más coincidencias que discrepancias
Comparte esta noticia

En frecuencia

Más coincidencias que discrepancias

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Parece que en el estado de Guanajuato, hay más coincidencias que discrepancias en torno a lo que tiene que hacerse para acabar con la violencia que azota a la entidad desde hace, por lo menos, 2 años de manera más aguda.

Por eso, independientemente de que los gobiernos estatal y federal hayan emanado de partidos diferentes, tengo la confianza que más allá de la ideología de los gobernantes al final quienes terminarán ganando son los habitantes de esta entidad.

A nadie, ni al gobierno del estado, ni al gobierno federal le conviene que una entidad como Guanajuato que ha mostrado un crecimiento económico importante pese a las desventajas que en un momento presentaba se pierda entre la violencia generada por los grupos delictivos. La apuesta de ambos gobiernos está en al menos tres frentes, el fortalecimiento de las instituciones encargadas de salvaguardar la seguridad, la asignación de más recursos al desarrollo social, y la prevención del delito mejorando el entorno de quienes viven en condiciones de desventaja, agregaría además de un ataque centralizado a los dos problemas de seguridad más graves en la entidad, el robo de combustible y el narcomenudeo.

Si los esfuerzos de los tres niveles de gobierno se enfocan en esas vertientes, estoy seguro que el resultado será positivo en poco tiempo, pues si algo caracterizó al gobierno priista que antecedió a Andrés Manuel López Obrador, fue un total alejamiento de la coordinación, con una sospecha de abandono de la entidad por parte de las autoridades federales.

Es curioso, podría parecer hasta inverosímil que en un estado en donde durante la campaña el partido en la Presidencia no ganó la campaña por el Ejecutivo Federal, ni obtuvo los mejores resultados en la gubernatura, al final las coincidencias lleven a un feliz término los esfuerzos por disminuir la violencia. Ayer el gobernador del estado, Diego Sinhue, de hecho reconoció que el gobierno federal no había tenido tanta voluntad para atender el problema del robo de combustible como con la actual administración.

Por cierto, el Senado de la República aprobó ya la reforma constitucional al artículo 19 en la que se contempla como delito grave el robo de combustible. La famosa “puerta giratoria” en breve ya no podrá ser pretexto para atribuir a este fenómeno la causa de la violencia en el estado por lo que urgirá que las acciones subsecuentes sean efectivas de otro modo estaremos frente a la incapacidad del estado para abatir la violencia provocada por los criminales.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.