• Regístrate
Estás leyendo: Los retos del transporte público
Comparte esta noticia

En frecuencia

Los retos del transporte público

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Detrás del poco avance en los sistemas del transporte público seguro, se encuentran intereses económicos que ven inconveniente la disminución en el uso excesivo que se le da al automóvil, vehículo que genera un gran movimiento en las economías de los países, pues de otra manera no me explico cómo en las grandes urbes no se ha podido, o querido dar en el clavo, que permita una expansión del servicio con la calidad y dignidad que el usuario requiere.

No es para nadie desconocido que en la mayoría de las ciudades entre 6 y 7 de cada 10 ciudadanos son usuarios del transporte público sin embargo solo basta entre 4 y 3 de cada 100 para generar el caos vehicular, debido al uso unitario en gran medida que se da a los vehículos, que, obviamente, distribuidos en las avenidas terminan por generar el infiernito en que se convierten las vialidades.

Se torna interesante un estudio realizado por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados que dan un panorama de lo que la gente piensa de los servicios de transporte público y que no dista mucho de lo que ocurre en todo el país, sobre todo en donde se pretende resolver el tema de la movilidad ampliando calles y construyendo avenidas, que es como querer resolver el problema de la obesidad comprando tallas más grandes.

¿Qué es lo que piden básicamente los usuarios del transporte público? En primer lugar, seguridad, muchos usuarios para ser exactos más de la mitad el 53.8 por ciento consideran inseguro el transporte público, cada vez es más común que se registren desde faltas administrativas como atentados al pudor, hasta delitos como el robo en los servicios de transporte público, sin duda el mejor motivo para no usar el transporte público.

El 63.4% considera que el mayor riesgo al que se puede enfrentar al viajar en transporte público es al asalto. Seguido por el robo con 17.8%, los accidentes viales con 7.2%; el acoso sexual, 3.2%, las peleas, 1.7%, la imprudencia de los choferes. 0.9%; secuestro, 0.8%; y los que opinan que "todas las mencionadas" representan el mismo riesgo son el 0.4%. Es importante mencionar que el 1.7% considera que en su ciudad no hay riesgo de viajar en transporte público.

En segundo lugar lo que busca un usuario del transporte público es la comodidad, otro de los talones de Aquiles del servicio, pocas, muy pocas unidades ofrecen comodidad, además de ser unidades que en muchos resultan además poco eficientes para dar el servicio a las personas con discapacidad, que no atienden el principio básico de dar movilidad a quienes viven con alguna discapacidad.

En tercer lugar y no por ello menos importante, los usuarios piden rapidez en el servicio, resulta que los recorridos en camión suelen convertirse en viajes eternos por un entramado que lo único que busca es la ganancia de quienes prestan el servicio sin darlo de manera eficiente. No es raro que personas que tienen que esperar hasta más de una hora o recorrer varios kilómetros para tomar una unidad del transporte público.

Me parece que el mejor termómetro para saber que las cosas se están haciendo bien en el tema de transporte público, será el día que nuestros gobernantes dejen sus coches para moverse en el servicio que deberían prestar con calidad.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.