• Regístrate
Estás leyendo: Lecciones que nos deja el sismo
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 00:48 Hoy

En frecuencia

Lecciones que nos deja el sismo

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

1.- Que necesitamos una sacudida como país para reaccionar y salir del marasmo en que nos encontrábamos. Desafortunadamente una sacudida que costó más de 300 vidas humanas y dejó daños incuantificables, pero sabe qué, por primera vez después del sismo dejamos de oír las palabras inseguridad, ejecución, violencia, cárteles, lo que demuestra que somos más grandes que nuestros problemas.

Esta sacudida nos obligó a voltear a otro horizonte y olvidarnos de problemas insignificantes para darnos cuenta que la vida es eso que pasa en un segundo entre el caos de lo cotidiano y un fenómeno natural que termina con ella. Una sacudida que despertó de nuevo el espíritu patrio más allá de fiestas patrioteras donde se mezcla lo banal con el alcohol y la pirotecnia.

2.-Que los mexicanos unidos podemos hacer cosas inimaginables, sí cuando nos enfrentamos a una situación adversa de gran tamaño, somos capaces de unirnos en una sola voz. La última vez que pude apreciar este fenómeno, fue durante la campaña del hoy presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cuando los constantes ataques nos unieron en una sola voz y bajo la imagen de nuestra bandera, en repudio a las declaraciones del magnate. Sí somos capaces de generar grandes movimientos como el de ayuda en tiempos de crisis.

No hay distingos de clases sociales, ricos, pobres, clases media, jóvenes, adultos, ancianos, personas con discapacidad, altos, bajos, hipsters, millennials, generación x y demás no fueron barreras para rescatar y ayudar a las víctimas de este terremoto.

3.-Que la esperanza es lo último que muere, por eso la creencia fiel del caso Frida. Quienes criticaron el caso, no tienen la menor idea de lo que sucede en el caos que representa un cúmulo de material hecho trizas sobre los cuerpos de niños y adultos de una escuela. Sí, hubo un mensaje no corroborado por la parte oficial que se dio por cierto, bajo la montaña de escombros había una niña y se llamaba Frida Sofía. Una reacción en cadena generó la creencia de que verdaderamente Frida estaba bajo el edificio de la escuela Enrique Rébsamen, al final la desilusión, pero también el alivio de saber que no había más niños en el lugar, la esperanza muere al último.

4.-Que los partidos políticos pueden vivir sin tantos recursos. Pero que también aprovechan las coyunturas para hacerse de adeptos, para capitalizar la tragedia, subirse al tema de bajar el dinero que los mantiene y con el que hacen las campañas pudo tomarse en cualquier momento, pero no, hay que capitalizar el dolor y aprovechar la tragedia. Esperamos reacciones a la altura de las circunstancias, y no solo reacciones impulsadas por el momento.

Tenemos la gran oportunidad de aprovechar esta sacudida para como ciudadanos obligar a los partidos a entregar todo ese dinero en pro de los afectados y que se reserve un monto para hacer frente a este tipo de tragedias, no votar por quienes sigan despilfarrando el dinero de los mexicanos.

5.-Que podemos tomar el control de las situaciones más adversas aún con la inoperancia en algunos casos del gobierno. En las primeras horas del sismo todo mundo se preguntaba ¿dónde está protección civil? ¿Dónde están las autoridades? Pero las labores de rescate no se detenían, ciudadanos rebasando al gobierno, tomando el control, sí se puede. Solo espero que no sea necesaria otra sacudida para recordarnos que lo podemos hacer.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.