• Regístrate
Estás leyendo: Las mujeres del narco
Comparte esta noticia
Domingo , 16.12.2018 / 23:48 Hoy

En frecuencia

Las mujeres del narco

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Son muchas aristas las que deja el paso del crimen organizado en nuestro país, el fenómeno se puede analizar desde distintos frentes y ángulos que nos permiten ver los daños colaterales que ha dejado en México. Hoy me centraré en las mujeres y cómo su participación en alguna parte de la cadena de producción, distribución y consumo de drogas ha derivado en un alza no solo en el número de detenciones de mujeres sino también en el homicidio, cada vez con mayor saña en contra de ellas.

Si bien es cierto no se tienen datos certeros del grado de la participación de la mujer primero en el tráfico de drogas el documento Mujeres y drogas en las Américas elaborado por la Comisión Interamericana de Mujeres, señala que la gran mayoría de estas ingresan al mundo de crimen como narcomenudistas sin ocupar un papel de liderazgo dentro de las organizaciones criminales.

Uno de los principales motivos por el que las mujeres ingresan al mundo del tráfico de las drogas tiene que ver con la condición socioeconómica y la otra su relación con personas que se dedican a esta actividad ilícita, se sabe según el documento Políticas de drogas, género y encarcelamiento en México: una guía para políticas públicas incluyentes, que el aumento de la participación en los delitos contra la salud de fuero común fue del 103%, al pasar de 940 casos de mujeres que ingresaron a prisión en 2014 a 1,911 en 2016 y solo hablamos de las que han sido vinculadas a proceso.

De acuerdo a la Organización de Estados Americanos se estima que el 70% de las mujeres internas en algún centro de reclusión la mayoría jefas de familia están ahí por delitos relacionados al tráfico de drogas.

En México la situación no es diferente, pues de acuerdo al Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) el 80% de la población carcelaria de mujeres privadas de libertad lo era debido a delitos relacionados con las drogas en comparación con el 57% de la población carcelaria masculina, la mayoría de estas mujeres eran infractoras primarias y los delitos cometidos no eran violentos.

No así los asesinatos cometidos en contra de mujeres. La disputa de los cárteles de la droga por las zonas de venta y distribución han alcanzado a las mujeres cuyas muertes son cada vez más violentas y en la mayoría de los casos tienen que ver con cobros de mercancía que estaba bajo su resguardo.

El estudio “La violencia feminicida en México, aproximaciones y tendencias 1985-2016” realizado por ONU Mujeres, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y la Secretaría de Gobernación (Segob) revela que en 2016 se asesinaron siete mujeres por día en promedio en México 2,746 en total la mitad de las cuales tenían entre 15 y 35 años.

En conclusión, la política de combate al crimen organizado deberá de tener también una perspectiva de género, pues las condiciones de las mujeres en el marco de esta actividad ilícita las dejan en desventaja frente a la población masculina involucrada. Y es en éste punto en donde deberá de revisarse la forma en la que se procesa a las mujeres que han caído la mayoría víctimas de las circunstancias en ésta actividad.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.