• Regístrate
Estás leyendo: La gran oportunidad
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 16:18 Hoy

En frecuencia

La gran oportunidad

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Nuestro sistema ha alcanzado un grado tal de descomposición que hoy los partidos que lleguen al poder tienen la gran oportunidad de cambiar realmente las cosas, pues la vara que los ciudadanos están poniendo está en una posición muy alta, tal vez mayor a lo que estuvo cuando se dio la primera alternancia en el poder al pasar del PRI al PAN en la Presidencia de México con Vicente Fox.

Por muchas razones la expectativa es aún mayor pues a la llegada del PAN al Poder Ejecutivo Federal, México era un país distinto en donde los niveles de violencia no habían alcanzado los límites a los que hoy han llegado. La inseguridad no era la principal preocupación de los mexicanos y los niveles de corrupción se han llevado a fronteras insospechadas.

Quien llegue a la Presidencia tendrá el gran reto de enfrentar una sociedad enojada con los partidos políticos, desencantada del servicio público, hastiada de la corrupción, temerosa de salir a la calle, harta de las formas arbitrarias de gobernar y de la opacidad y discrecionalidad con la que se mueven quienes ejercen el poder.

Una sociedad cansada de los sindicatos corruptos, de ver cómo sus líderes se enriquecen a costa de los trabajadores, hastiada de los agentes que piden mordida y reventando por la cantidad de moches que se piden para iniciar una empresa, obra o participar en una licitación de gobierno.

Al próximo Presidente de México le tocará maniobrar una olla de presión a punto de explotar, los mexicanos, estoy seguro, la gran mayoría apostarán por una opción diferente a las que ya han gobernado al país y lo peor que podría suceder es que esa opción repita lo sucedido con los gobiernos de la alternancia: sentarse en sus reales a disfrutar de las mieles del poder y enquistarse en la forma tradicional de hacer gobierno.

Ojo, las cosas no van a cambiar con un sexenio de una nueva opción política, el hecho que el PAN haya llegado al poder no trajo nada nuevo a la forma de hacer gobierno en lo que a la Presidencia se refiere, así que podemos hablar de cambio de colores pero no de formas, con lo que llego a la conclusión que tenemos 88 años de gobiernos mediocres.

Esa inercia puede avasallar a la administración que resulte electa el 1 de julio, lo cual sería desafortunado para el país, por ello es necesario que se sienten las bases de una nueva forma de gobernar, transparente, lejos de la corrupción para evitar caer en la tentación que han caído todos los gobiernos.

Lo malo es que muchos de los que llegan con esta nueva opción no están ajenos al escándalo, ni a señalamientos de acciones presuntamente ilícitas incluyendo al líder del movimiento, es cierto no hay denuncias, pero se mantiene la duda razonable… ¿aprovecharán la gran oportunidad? Veremos.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.