• Regístrate
Estás leyendo: Historias del crimen I
Comparte esta noticia

En frecuencia

Historias del crimen I

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Detrás de los hechos criminales que suceden día a día en nuestro país hay historias, historias de personajes de carne y hueso que se ven envueltas en hechos que algunas veces son noticia, pero otras veces solo son anécdotas que se cuentan entre propios y extraños, pero que son un reflejo de la realidad de miles de mexicanos. Creo que con cada una de esas historias podríamos escribir una novela, o el guión de una película, pues como comúnmente decimos, la realidad sin duda supera a la ficción.

Por qué tienen tanto éxito las series de televisión o las películas relacionadas con criminales, porque tristemente quienes las ven se identifican con su realidad y terminan por hacer suyas esas historias.

Ayer platicaba con un maestro de secundaria del municipio de Salamanca y me decía preocupado que veía cómo poco a poco los delincuentes se apropiaban del municipio, ya era común ver algunos autos de lujo circular en este lugar y que veía cómo algunos de sus estudiantes tenían comportamientos atípicos para uno de ese grado escolar.

Un día me dijo este maestro, se dio cuenta cómo una de sus alumnas de unos 13 años empezó a repartir billetes de 100, 200 y 500 pesos entre sus compañeros de clase, al percatarse de eso pidió a los jovencitos regresaran el dinero que pusieron en resguardo el maestro y el director. Por tratarse de una conducta atípica los maestros llamaron a los padres de la menor, "lo único que recibimos fue un regaño de la mamá pues nos dijo que era dinero de su hija y que podía hacer con él lo que quisiera" ya mejor no dijeron nada y tomaron con reserva el caso.

"Ya no sabes de quién cuidarte", dijo el maestro, "hoy vemos cómo nuestra ciudad se encierra a partir de las 9 de la noche ya no hay actividad, pues es que ahí andan los que se dedican a eso del combustible, al huachicol", me comenta resignado a ver cómo su municipio empieza a padecer los estragos de la presencia de delincuentes.

Y no es raro que suceda esto, basta saber, por ejemplo, que mientras el primer bimestre de 2016 en Salamanca se registraron 6 homicidios, en el mismo período de 2017 ocurrieron 4, pero el escenario cambió drásticamente este año cuando ocurrieron 29 homicidios solo en enero y febrero. En dos meses casi la mitad de los que ocurrieron en 2016 y poco más de la tercera parte de todo 2017.

La lucha por el control del huachicol en Salamanca ha arrojado un alza en la violencia de niveles inusitados, y reflejo de ello son las historias que se tejen entre quienes se ven de una u otra manera afectados por esta situación. Me dicen que no es raro ver a gente sospechosa, algunos en vehículos de lujo y unos más en esas camionetas que usan para andar en convoy.

La refinería de Salamanca no solo trajo empleo e ingreso para muchas familias que viven en ese municipio, sino también trajo la desgracia para muchas otras que hoy se enfrentan a un panorama sombrío pese a que se ha incrementado la presencia de militares en la zona.

Se entretejen en éstas historias aquellas de corrupción en las que por hacerse de la vista gorda a algunas autoridades de todos niveles de gobierno se les paga por omisiones que permitan el robo de combustible. De estas historias le platicaré mañana aquí "En Frecuencia".

Si usted quiere compartir sus relatos puede hacerlo en miguel.puertolas@milenio.com o mi cuenta de twitter @miguelpuertolas

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.