• Regístrate
Estás leyendo: Guanajuato y los efectos de la sucesión
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 11:42 Hoy

En frecuencia

Guanajuato y los efectos de la sucesión

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

La nominación de José Antonio Meade y el estado de coma en el que entró el Frente Ciudadano por México (no lo damos por muerto) empiezan a tener repercusiones en la política interior del estado y en quienes pudieran ser los actores principales en el proceso electoral en el Estado de Guanajuato, con miras a postularse a los distintos cargos de elección popular en juego para el 2018.

Vamos por partes, Gerardo Sánchez, Miguel Ángel Chico, Javier Aguirre, José Luis Romero Hicks y Bárbara Botello son los nombres que han sonado de quienes podrían jugar por la candidatura al Gobierno del Estado, desde la trinchera del Partido Revolucionario Institucional, el tema interesante es que sólo uno de ellos va en la línea del aspirante a la candidatura presidencial y ese es Romero Hicks, dada su trayectoria en el sector económico dentro del gobierno.

Si obedecemos a la línea dictada desde el centro, Gerardo Sánchez, aunque controla buena parte de la estructura interna del partido podría no ser el candidato finalmente, aunque haya presumido cercanía (como muchos políticos priistas guanajuatenses lo hicieron) con el virtual candidato priista a la Presidencia de México.

El detalle es que aunque a José Luis le podría ayudar, uno, la línea técnica que manejaría al igual que Meade y dos, el apellido por conocimiento del electorado, no posee el haber contendido por algún cargo de elección popular (al igual que Meade) y sería una especulación su comportamiento como candidato (al igual que Meade). El tiempo y la dedocracia tricolor dirán si tenemos la razón. Claro, no descarte la posibilidad de nombrar a un simpatizante del partido, aunque como están las cosas no se ve quién pudiera ser éste.

A Miguel Ángel Chico se le ve apoyando la campaña del candidato a gobernador, Javier Aguirre tenía puestas sus esperanzas en que su jefe Osorio Chong fuera el candidato, sin embargo al bajarse de la contienda es probable que Aguirre haga lo mismo, siguiendo la línea del secretario de Gobernación, Bárbara tiene un proceso pendiente en la Sección Instructora de la Cámara de Diputados y espera combatir mediante el amparo la inhabilitación impuesta por el Cabildo de León cosa que podría no suceder antes del proceso interno del PRI.

Para el PAN las cosas no pintan muy diferentes, si finalmente cuaja el famoso Frente, habrá que ver quién encabeza la candidatura a la Presidencia de México, está claro que Miguel Ángel Mancera no va a renunciar a sus aspiraciones para levantarle la mano a Ricardo Anaya y viceversa. Sigue en vilo la definición del candidato en Guanajuato dependiente de lo que suceda con la famosa alianza. Si no se concreta la alianza al PAN de Guanajuato no le preocupa perder la elección pues está en posición privilegiada en las encuestas, pero sí desde el centro terminará por definirse quién será el más rentable para acarrear votos a la elección presidencial.

Los que ya se apuraron a decir que sí van con el PAN son los perredistas, claro porque en Guanajuato serían los grandes beneficiados de una eventual alianza, a diferencia de sus pares nacionales que están al tú por tú con los albiazules. Así que si no hay alianzas, el PRD no verá cristalizado el sueño de aliarse al PAN en la entidad, aunque podría suceder aun con el Frente nacional.

Así pinta el panorama electoral para Guanajuato, de las dudas saldremos en los próximos días, que garantizan turbulencia política.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.