• Regístrate
Estás leyendo: Focos rojos para la elección en Guanajuato I
Comparte esta noticia
Martes , 23.10.2018 / 03:41 Hoy

En frecuencia

Focos rojos para la elección en Guanajuato I

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Hoy comienzo una serie de comentarios relacionados a los focos rojos en la elección del próximo primero de julio. Creo que es importante señalar que en efecto en Guanajuato no se tiene una clara amenaza en contra del desarrollo de la jornada electoral, pero sí situaciones post electorales que pueden convertirse en un dolor de cabeza.

Hay que señalar que se identifican dos tipos de problemas, los derivados de orden social y político, además de los inherentes a la situación de inseguridad y altos índices de criminalidad que se tienen en algunos municipios, dada la presencia de grupos de la delincuencia organizada.

Según se sabe, en donde se tiene puesta la atención entre otros municipios están: Abasolo, Apaseo el Alto, Pénjamo, Pueblo Nuevo, Salvatierra y Villagrán por diversas situaciones .

La maldición de Pueblo Nuevo

Todo comenzó en 1994 cuando el matrimonio conformado por los panistas José Durán González y María del Refugio García Ramos (Doña Cuca) llegó a la administración municipal siendo Pepe Durán el alcalde, para posteriormente durar 9 años en la alcaldía pasando el mando a su esposa y luego regresando él.

No conformes con 9 años en el poder, Doña Cuca se lanza por la alcaldía paran período más 2003-2006, sin embargo entra en escena la familia priista Solórzano Villanueva quienes les arrebatan la alcaldía en la que resulta electo Leonardo Solórzano Villanueva. Al término del periodo, la familia lanza a Larissa Solórzano, hermana de Leonardo, como candidata y pierde ante Pepe Durán quien regresa al gobierno municipal. Por increíble que parezca Doña Cuca se postula de nuevo al término del mandato de su marido pero vuelve a perder ante ¡Leonardo Solórzano!

Los Solórzano se siguen pasando el poder hasta le fecha pues terminando Leonardo y para despistar un poco llega Adriana Solórzano Villanueva pero bajo las siglas del Partido Nueva Alianza en el período 2012 a 2015 luego le deja la alcaldía a su hermana del PRI, Larissa Solórzano quien por fin llega casi por herencia.

Hoy gracias a las reformas constitucionales, Larissa podría conseguir lo inédito, reelegirse como alcaldesa para un período más. Pero ¿contra quién compite? Pues ni más ni menos que contra Adriana Jaramillo Morales quien fuera contralora municipal durante el último período de gobierno de Doña Cuca y personaje muy allegado a la ex alcaldesa quien por cierto, podría ser la batuta de ese gobierno en caso de ganar el PAN pues en la planilla va como regidora en la primera posición.

Llegue una u otra candidata, llevaría a dos familias a gobernar por 27 años el municipio, un hecho inédito. El foco rojo radica en el conflicto social que pudiera darse ante la derrota de cualquiera de las candidatas, pues no sería la primera vez que haya un estallido social dado lo polarizado que se encuentra el proceso.

Sin embargo me dicen no hay que perder de vista a la candidata de Morena, Anabel Belman Guevara, quien tiene posibilidad de romper con la maldición de Pueblo Nuevo.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.