• Regístrate
Estás leyendo: Errores de cálculo nefastos
Comparte esta noticia

En frecuencia

Errores de cálculo nefastos

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Del tamaño de la afectación deberá ser también la respuesta que dé el Gobierno de México, a la repentina acción de estrangular a los mexicanos racionando el combustible que se requiere para la actividad diaria en el país, pues hasta hoy las respuestas han sido solo confusas, y no dejan claro si los medios, al final darán los resultados esperados en el combate al tráfico de combustible robado.

No hay nada claro, mientras se reconocen errores de cálculo a la hora de “cerrar la llave del combustible” dando como resultado en efecto que se limite el acceso a los ductos de Pemex, pero por otro lado también dejando en la indefensión e incertidumbre a millones de usuarios de gasolina que requieren del combustible para su movilidad.

Navegando en las redes sociales solo me encuentro teorías de lo que se supone está pasando desde las que mencionan un posible beneficio al actual Secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, al supuestamente entregar la distribución de gasolina a una empresa con la que tiene relación como es el Grupo IDESA, hasta rebuscadas teorías de por qué se tomó la decisión de suspender el suministro de combustible mediante poliductos para transportarlo en pipas, lo cual encarecería el producto, a menos que Pemex, ya con pérdidas, absorba el costo de la transportación.

Otro dato interesante además del que ya le exponía ayer de no mencionar la posible participación del Sindicato de Pemex, cuyos trabajadores han sido señalados de pertenecer a una red que operaba el huachicoleo, es que se ha dejado de hablar de los delincuentes que afuera operaban también el robo de combustible identificados al menos en Guanajuato como parte de dos grupos delictivos los más grandes de la entidad.

Parece que la marea de cabos sueltos hoy nos tiene más preocupados por el abasto de combustible que por el verdadero fondo del tema, que es acabar con el huachicoleo, y en ese caos, parece que los que menos están perdiendo son los delincuentes, y los que más perdemos somos los ciudadanos ¿Se acuerda de la guerra contra el narcotráfico? Al final el gran perdedor fue el país. Espero que el resultado de esta guerra contra el huachicoleo no sea igual de nefasto.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.