• Regístrate
Estás leyendo: En deuda con la mujer
Comparte esta noticia
Sábado , 23.06.2018 / 11:55 Hoy

En frecuencia

En deuda con la mujer

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

La larga lista de abuso en contra de las mujeres en México se extiende a niveles insospechados abusos que van desde el hostigamiento sexual hasta los casos más graves que terminan en el homicidio de las mujeres, menos de los cuales se clasifican en la muy odiada tipificación denominada feminicidio, que implica reconocer que la mujer fue asesinada por razón de su género.

Históricamente se ha evitado en lo posible tipificar el homicidio de la mujer como feminicidio, pues implica una serie de factores que terminan hablando mal de una serie de acciones que como sociedad deberíamos de combatir pero que al final del día terminan por ser maliciosamente ocultadas a grado tal que terminan insertas en nuestra sociedad.

Acciones machistas, que denigran a la mujer y que al final del camino terminan menospreciando a ésta por su género, a grado tal de no dar el valor que se requiere para reconocerla como un ser en desventaja física a la que se le menosprecia por su condición.

Es duro reconocer esto pero en México por más que digan la mujer si bien es cierto ha avanzado en su lucha por la equidad, parece que se arraiga en nuestra cultura, el no apreciar el verdadero valor que tiene en un mundo que debería ser equitativo pero que hoy no lo es.

Prueba de ello es la pobre atención que se da a los homicidios de mujeres, cuyo tratamiento en general debería ser, en mi apreciación, el de un feminicidio, en especial en aquellos casos donde no está involucrada la delincuencia organizada, y digo en especial, pues no quiere decir que éstos no puedan tratarse de la misma manera.

La situación es tan delicada que en los últimos 3 años en nuestro país ha ocurrido un promedio de un feminicidio diario, 1,645 mujeres fueron asesinadas por razón de su género, pero lo que es más delicado es que lejos de disminuir el feminicidio en México va en aumento. En el 2015 en México de acuerdo a cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) ocurrieron 389 feminicidios, al año siguiente, en 2016, se registraron 578, pero en el 2017 la cifra se disparó a 678, hecho que preocupa sumamente, pues los feminicidios no tienen nada que ver con hechos inherentes al crimen organizado.

Según los mismos datos obtenidos del SESNSP el 51 por ciento de los feminicidios fueron consumados no por un arma sino por "otro elemento", lo que incluye el uso de la fuerza física para acabar con la vida de una mujer, con lo que se infiere que la muerte de estas mujeres fue con una violencia extrema, lo cual significa infringir mayor dolor y sufrimiento a la víctima antes de fallecer.

Pero nada cambia y la violencia crece aún más hacia las mujeres, y desde la sociedad desde la familia no educamos para que esto no suceda, perdón pero no todo es responsabilidad de la autoridad.

Más de 2 mil 700 denuncias de hostigamiento sexual, 4 mil más por acoso sexual, no son más que un síntoma de que estamos mal y no se nos educa para respetar no solo a nuestros pares, sino también a los seres que dotados del milagro para dar vida. La protección de la mujer va de la mano entre la educación y las acciones de gobierno que repriman el abuso de otro modo el futuro no se ve nada prometedor. Tenemos como sociedad una deuda con la mujer hoy en su día.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.