• Regístrate
Estás leyendo: El PAN… ¿en coma?
Comparte esta noticia
Jueves , 20.09.2018 / 00:23 Hoy

En frecuencia

El PAN… ¿en coma?

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Se sabe que son varios los cuadros del PAN que están buscando a actores albiazules importantes en el estado de Guanajuato para sumarlos a sus filas con la finalidad de dar sustento a sus pretensiones por buscar la dirigencia nacional del partido que hoy es una segunda fuerza, muy limitada.

Guanajuato juega un papel preponderante, pues aunque las tribus panistas no giran en torno a la entidad sino más bien a personajes como Roberto Gil, Marko Cortés, el propio Damián Zepeda o Rafael Moreno Valle, hoy no se puede negar que es el principal bastión de Acción Nacional al haber soportado el embate de Morena con el resultado electoral que todos conocemos.

Hoy los nombres de dos guanajuatenses se mencionan dentro de los posibles tiradores, dos ex gobernadores cuya trayectoria es un aval de la constancia que ha mantenido Acción Nacional en la entidad. Juan Carlos Romero Hicks por un lado, y por otro el de Carlos Medina Plascencia. Claro que Medina, gobernador encargado de abrir la dinastía albiazul en Guanajuato, ha dicho que aceptaría participar en el proceso solo si es resultado de un consenso entre los aspirantes.

Para ambos panistas lo que importa hoy en día es que el arranque de la sucesión vaya amarrado con la decisión preferentemente unánime de quienes deseen participar a favor de una candidatura de unidad, pues es evidente que el PAN se encuentra dividido y bien reza el dicho “divide y vencerás” lo que lo llevaría a una debacle, orillándole al precipicio en el que hoy está más cerca de caer si se mantiene la disputa por una dirigencia que deberá enfrentar, entre otros retos, el ser oposición a un partido en el gobierno robustecido por la pasada elección.

No debemos olvidar que hay un expediente abierto en contra del ex candidato presidencial Ricardo Anaya en la Procuraduría General de la República por presunto lavado de dinero, que si bien es cierto la investigación sigue su curso, tal vez no lo hace con la celeridad que debía y al final la PGR va a pasar a manos del nuevo gobierno del que el PAN va a ser el principal opositor.

Todas estas consideraciones deberán ser tomadas en cuenta el próximo 11 de agosto cuando se registre la Sesión Ordinaria del Consejo Nacional del PAN en donde entre otras cosas se hará una especie de balance de, tal vez, el mayor desastre electoral del Partido Acción Nacional en toda su historia.

Pero creo tal vez que más allá de cualquier cosa, el PAN deberá reflexionar sobre una consideración aún mayor… ¿en qué momento se alejó de sus principios, y dejó de abanderar las causas de las mayorías, hecho que los llevó a ser el primer partido en desbancar al PRI de la Presidencia? ¿En qué momento se instalaron en la comodidad del poder, adoptando viejas prácticas que terminaron por consumir el capital político que tenían?

El PAN no es un partido que se haya declarado muerto, está vivo, no podemos decir más que nunca, pero podríamos considerarlo un partido en estado de coma ¿Quién o quiénes serán los que lo reanimen?... o los que lo desconecten, el tiempo lo dirá.

 miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.