• Regístrate
Estás leyendo: El origen del huachicol
Comparte esta noticia

En frecuencia

El origen del huachicol

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Recientemente hemos hablado mucho de éste término para referirnos al combustible robado, pero poco sabemos del origen de la palabra y es al que me quiero referir en este espacio como un pequeño breviario cultural de cómo los mexicanos adoptamos palabras sin saber siquiera su origen.

Según me explicó Juancarlos Porras, amigo y colaborador de MILENIO, en el estado de Guanajuato, existió una etnia nómada conocidos como los huachichiles o guachichiles, cuya extensión abarcaba a los estados de Zacatecas, San Luis Potosí, en el altiplano potosino y sur de Coahuila donde todavía hay algunos descendientes.

Una de las principales características de esta etnia a diferencia de otras que habitaron el país era lo rudimentario tanto de su sistema político, como militar, así como de su cultura, la palabra huachichil viene del náhuatl cuachíchitl que significa cabeza colorada, pues los miembros de esta etnia acostumbraban colorear su cabeza o cuerpo de tonos rojos.

A principios del siglo pasado en tono despectivo se hacía referencia al alcohol que se consumía en las clases bajas como huachicol, algo así como alcohol para los huachichiles y a quienes consumían este alcohol que en su mayoría era adulterado o de muy baja calidad se les conoció como huachicoleros, que eran muy comunes en el barrio del Coecillo en León, Guanajuato.

Así cuando llega el auge del robo de combustible que al principio consistía en perforar un ducto para que la gasolina que saliera se depositara en un pozo debajo de la fuga y luego se recolectaba con tinas para llenar contenedores, se obtenía combustible de muy mala calidad debido a la gran cantidad de residuos que salían de los pozos rudimentarios y como en Guanajuato, que ha estado en primer lugar en el robo de combustible al alcohol adulterado se le denominaba huachicol pues a la gasolina al ser un producto refinado del petróleo y en este caso de mala calidad se le denominó de la misma manera huachicol.

Hoy el término es utilizado en todo el país para referirse al combustible robado, ahora sabe de dónde salió la famosa palabra que hoy define a uno de los delitos que más muerte y daño ha dejado al país en los últimos años.

Pero más allá de lo curioso que puede significar el origen del término, es urgente que se atienda el delito que está generando ganancias multimillonarias al crimen organizado, que opera no solo en las calles sino también en complicidad de algunos dentro de la misma paraestatal.

Ya lo dijo el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, que iba a acabar no solo con el huachicoleo fuera de Pemex sino también el oficial, ya veremos cuáles serán las acciones para impedir que sigan saqueando a Petróleos Mexicanos desde dentro.

Las cosas están muy complicadas, pero no imposibles de resolver, la esperanza es que dentro de Pemex también hay gente buena que quiere que ésta empresa mexicana crezca y vuelva a ser el orgullo de nuestro país en el extranjero.

Ojalá pronto volvamos a referirnos al huachicol como bebida alcohólica de poca calidad y no a un producto que va acompañado por la muerte de cientos de personas.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.