• Regístrate
Estás leyendo: El futuro de León
Comparte esta noticia
Lunes , 17.12.2018 / 06:23 Hoy

En frecuencia

El futuro de León

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

El estudio presentado por el Instituto Municipal de Planeación en el que se muestra un prospectiva de lo que está haciendo nuestra ciudad representa un buen propósito para enfocar los esfuerzos y las políticas públicas hacia una ciudad incluyente que no deje fuera a nadie y que igual presente áreas de oportunidad para el empresario como para aquellos sectores de la sociedad más vulnerables.

Y es que preocupa que en polígonos de segregación social, entiéndase aquellos lugares donde abundan los problemas que no sólo tienen que ver con el bajo poder adquisitivo, sino también con asuntos relacionados a la inseguridad, altos niveles de marginación y escasas áreas de oportunidad, vive la cuarta parte de los habitantes de esta ciudad.

Por ello, el enfoque del gobierno debe de estar, como siempre lo hemos sostenido, no en políticas públicas de carácter asistencialista, sino en aquellas que promuevan realmente el desarrollo humano, tan cantado en las secretarías que llevan este nombre, pero que al paso de los años terminan convirtiéndose solo en agencias de colocación de futuros gobernantes.

Si nos ponemos a pensar en que la cuarta parte de la población vive en zonas segregadas, Imagine usted los que va a ocurrir dentro de 12 años cuando nos alcance el 2030 y la población en esta ciudad haya superado el millón 700 mil habitantes. El problema de la marginalidad se habrá convertido en uno que empiece a mermar la calidad de vida de un mayor número de habitantes, la mayoría de ellos que llegarán a la ciudad atraídos por la gran variedad de ofertas de trabajo y mejora en la calidad de vida, que no debe de quedar solo en promesa sino debe de convertirse en una realidad.

Es importante prestar atención a evitar que los cinturones de miseria crezcan, y es ahí donde la planeación del crecimiento de la mancha urbana debe volverse imperativo, cuidando que cada nuevo asentamiento humano en la ciudad observe las reglas establecidas con antelación, y evite que los depredadores del suelo se apoderen no sólo del millonario negocio de bienes raíces sino del futuro de León.

Es hora de hacer un alto en el camino y observar con detalle qué es lo que queremos para nuestra ciudad, no olvidemos lo que ha pasado en otras entidades donde la promesa de una vida mejor ha terminado por convertirse en una pesadilla no sólo para quienes arriban a la tierra prometida sino también para quienes ya han crecido en ella.

Legalidad, ausencia de corrupción, planeación y cumplimiento irrestricto de la ley y los acuerdos a los que se lleven deberán ser las herramientas que permitan a nuestra ciudad crecer dignamente, de lo contrario pasaremos a vivir la pesadilla del que no han podido despertar otras ciudades.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.