• Regístrate
Estás leyendo: El blindaje panista en GTO
Comparte esta noticia
Miércoles , 14.11.2018 / 03:26 Hoy

En frecuencia

El blindaje panista en GTO

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

Ninguno de los estados hoy gobernados por el Partido Acción Nacional pudo darle el triunfo electoral a Ricardo Anaya a excepción del estado de Guanajuato. ¿Qué ha pasado aquí que no ocurrió en otras entidades donde gobierna Acción Nacional? Simple y sencillo, en Guanajuato se ha logrado la disciplina de la mayoría de los integrantes del partido a los designios del grupo en el poder lo que ha logrado una sintonía entre militantes, simpatizantes y adherentes al caminar en un mismo sentido.

Sí, es cierto que las decisiones de gobierno, el crecimiento sostenido de la economía y la infraestructura que se ha desarrollado en la entidad han sido un factor determinante para que la ola Morena no haya logrado romper la barrera panista virtual que se formó para blindar al estado del voto a favor de López Obrador, pero también es cierto que esa hegemonía y el evitar disparidades fue clave para limitar el obús de Juntos Haremos Historia.

Un ejemplo de la disciplina a la que se sometieron los panistas fue al momento de decidir el reparto de candidaturas, todos los aspirantes que no recibieron la bendición para ir a campañas se disciplinaron, lo mismo sucedió con quienes esperaban verse favorecidos con una candidatura y al final recibieron otra, ejemplos de personajes en esa situación, el presidente del partido Humberto Andrade, el diputado local Éctor Jaime Ramírez y el senador y ex gobernador Juan Carlos Romero Hicks.

La fórmula de la disciplina, contraria a la democracia que debería de imperar en cualquier sistema político que se precie de ser moderno, parece ser una de las fórmulas que garantizan la permanencia en el poder. El día que el PRI se medio abrió a la democracia y a dejar que sus militantes decidieran, ese día llegó la debacle para este partido. No estoy diciendo que sea el camino de nuestra democracia, solo estoy haciendo un análisis de lo que parece suceder y que juega un papel clave en la permanencia y no de los partidos en el poder.

Tal vez usted me dirá: Ricardo Anaya tenía el control del partido… pero en realidad solo tenía el control del grupo que quedó en el poder y que técnicamente amagó para llegar a la candidatura presidencial, pasando por encima de las tribus que componían a Acción Nacional, no era una hegemonía pues varios de los gobernadores panistas no estaban de acuerdo con su candidatura y algunos panistas de renombre se rebelaron a Anaya como ejemplo Ernesto Cordero y la misma Margarita Zavala, esposa del ex presidente Felipe Calderón.

La disciplina tuvo sus recompensas para quienes decidieron aceptarla, hoy Humberto Andrade, por ejemplo, encabeza un PAN que a diferencia de otros estados obtuvo un triunfo avasallador, Éctor Jaime Ramírez irá a la Cámara de Diputados al igual que Juan Carlos Romero, Alejandra Gutiérrez desistió ir por León, pues el candidato era Héctor López y hoy será legisladora y dicen que con amplias posibilidades de integrarse al gabinete de Diego Sinhue, quien hoy por cierto es el virtual triunfador de la elección a gobernador.

Esa alineación, sumado a los puntos positivos del gobierno y a una baja percepción de la corrupción pienso que fueron piezas clave para convertir a Guanajuato en un islote panista en medio del mar color guinda, tan efectiva fue esa combinación de factores que resistió incluso no solo el embate morenista, sino también el de la delincuencia exacerbada…

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.