• Regístrate
Estás leyendo: De reversa
Comparte esta noticia

En frecuencia

De reversa

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

A cuatro días de iniciada la administración federal, ya son tres los temas estratégicos del nuevo gobierno federal que han tenido que ser echados atrás en mucho por falta de una correcta operación, aderezada con una pobre negociación y muy débil socialización de estos temas.

El primero de ellos fue la promesa que desde su campaña hizo respecto a la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México y hoy esta promesa está en vilo, debido a que cualquier declaración que se haga desde el gobierno respecto a la cancelación del proyecto podría costarle la nada despreciable cantidad de 6 mil millones de dólares en bonos externos relacionados a la obra que los inversionistas podrían exigir como reembolso.

Hoy el Presidente ha hecho mutis respecto a este tema y con ello ya se anunció que las obras no concluirán al menos no por el simple decreto presidencial. La transparencia prometida por el gobierno en torno a temas incluyendo escabrosos como este se vio trastocada al hablar de las obras del NAIM.

Y es que era sospechoso y hasta iluso pensar que ante un panorama político ya planteado, como el triunfo de Morena, las obras de esta envergadura no tuvieran candados para frenar cualquier intento por detenerlas.

Por otra parte, el bloque opositor formado por el PAN, PRI, PRD y MC en la Cámara de diputados propinaron la primera derrota en el legislativo a Andrés Manuel López Obrador, puesto que la figura que supliría al fuero constitucional propuesta por Morena, otro lema de campaña del tabasqueño, fue eliminada.

Aunque en lo general se aprobó en la Cámara de Diputados la eliminación del fuero constitucional, y parecía que sería avalado el cambio constitucional en su totalidad, los diputados de oposición crearon un bloque para rechazar los 3 artículos constitucionales sustanciales de los 6 que pretendía Morena que se avalaran, y con ello la inmunidad procesal que pretendían, lo cual fue considerado como una simulación simplemente no procedió.

La oposición pretende que todo servidor público incluido el Presidente sean procesados como cualquier ciudadano en caso de enfrentar una investigación por cualquier delito, cosa que en la iniciativa de Morena solo pretendían cambiar de nombre a la figura. Cero y van dos.

Ayer los mandatarios integrantes de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) informaron que alcanzaron un acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador para que los superdelgados no se hagan cargo de los asuntos en materia de seguridad. Ahora en los grupos de coordinación solo fungirán como invitados, respetando la ley y garantizando la soberanía de cada entidad.

¿Qué sucedió? ¿En qué fallaron los promotores de estas iniciativas? ¿Quién va a pagar los platos rotos? ¿Será una señal positiva de un gobierno que no impondrá? ¿O una señal clara de la carencia de oficio de los que se encargaron de operar esta y otras promesas que están en puerta? El tiempo lo dirá.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.