• Regístrate
Estás leyendo: Corrupción = impunidad, la raíz de nuestros males
Comparte esta noticia
Lunes , 10.12.2018 / 16:36 Hoy

En frecuencia

Corrupción = impunidad, la raíz de nuestros males

Miguel Ángel Puértolas

Publicidad
Publicidad

La realidad nos golpea como puerta en la nariz. Y aunque en varias ocasiones hemos tocado en este espacio el tema de la impunidad, el estudio dado a conocer el día de ayer por la Universidad de las Américas, Índice Global de Impunidad (IGI) 2017, es demoledor respecto a lo que ocurre en nuestro país.

Me tomo la libertad de citar algunas de las conclusiones que respecto a México, entiéndase como México al país y cada estado y cada municipio que contribuyen a que este índice nos coloque como el cuarto peor país en el mundo y el peor de América Latina en cuanto a los niveles de impunidad y es que estamos peor que hace un año pues en el ranking global ya no somos el número dos porque se agregaron más países a la medición pero caímos en la medición ocho posiciones.

Qué es la impunidad, pues es la falla en las acciones que tienen que ver con seguridad ciudadana, procuración y administración de justicia, el sistema penitenciario y la protección de los derechos humanos, cuya responsabilidad es del Estado y tiene que ver con los tres poderes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

El primer punto que veo interesante y viene a ratificar lo comentado aquí es que "El problema de la impunidad en México es funcional y estructural, no nació con el actual gobierno" nuestro sistema está diseñado para generar impunidad, lagunas legales, fallas en procesos y demás son los que dejan sin castigo la comisión de delitos.

Prueba de ello es que los delitos no bajan, no hay una percepción de que el delincuente será castigado por sus acciones, de hecho el nuevo sistema de justicia penal propicia esa visión, sin embargo la falla no se da solo en el penúltimo eslabón de la cadena que son los jueces, sino desde que inician los procesos con policías con deficiencia en su preparación, incapaces en muchos casos de construir correctamente una carpeta de investigación que garantice un proceso impecable.

El IGI es claro en ese sentido, México cuenta con un promedio de policías por encima del resto de los países incluidos en el análisis, sin embargo eso no ha servido de nada pues se trata de policías poco preparados, además que aborda la necesidad de contar con más jueces que agilicen la impartición de justicia.

Sin embargo no habría impunidad si no existiera un factor detonante: la corrupción. Y es que de nada sirve que se inviertan sumas millonarias en un nuevo modelo policial, en un nuevo sistema de justicia si al final el aumento de recursos "no ha tenido una correlación positiva para reducir los niveles de impunidad y violencia en el país". ¿Por qué?, porque "la clave del problema está en la corrupción del uso de estos recursos y en la falta de supervisión y auditoría del funcionamiento de las instituciones del país en el ámbito nacional y local".

Y aquí entramos en otro punto interesante, no hay una verdadera autonomía de los órganos de fiscalización, lo cual permite el uso discrecional del recurso público lo cual de nuevo genera esa percepción de impunidad convirtiendo esto en un círculo vicioso. "El problema de la impunidad en México es funcional y estructural, no nació con el actual gobierno" y seguirá con posteriores de no hacer un cambio profundo en el país.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.