• Regístrate
Estás leyendo: Ciudadanos con candado
Comparte esta noticia
Viernes , 22.06.2018 / 11:45 Hoy

Ciudadanos con candado

Publicidad
Publicidad

Creo que la solución a nuestros problemas en general como país es la dependencia, sí la dependencia de políticos e instituciones a los que dejamos que hagan lo que quieran con nuestros destinos.

Tristemente vemos que cada elección la oferta política es aún más pobre y que quienes desean acceder al poder lo hacen para salvaguardar los intereses de grupo y no de nación, imperan las ocurrencias y entramos a la etapa en la que nos prometen de todo y terminan no cumpliendo nada.

Prometen bajar la corrupción y estamos peor, prometen el crecimiento económico y este no llega a los bolsillos de los más necesitados, prometen bajar los índices delictivos y solo vemos cómo es que los delitos en especial el número de homicidios no baja. Entonces será que el problema en realidad no es exclusivo de los políticos sino de un mal que tenemos como nación.

Creo que desde los ciudadanos debe de generarse una reflexión, bien dice el dicho que si hacemos siempre las mismas cosas vamos a obtener los mismos resultados, y eso está pasando en este momento, no importa el partido que llegue al gobierno las cosas seguirán igual si seguimos teniendo la misma clase política, el mismo ADN de siempre.

¿Por qué tener que votar por el menos peor? Porque no hay una exigencia clara de los ciudadanos, aquellos ajenos a la política de que las cosas mejoren, tenemos que alzar la voz y dejar de ser pasivos ante esta circunstancia que nos llega cada tres y cada seis años.

Creo que es momento de exigir por ejemplo que se legisle el referéndum que permitiría someter al voto popular las leyes o actos administrativos, lo que hará una democracia participativa y dejar de depender de las decisiones ejecutivas y legislativas dictadas casi por decreto. Debería en las escuelas enseñarse lo que es la participación ciudadana y dejar de ser borregos del sistema, lo cual ampliaría también a los mexicanos la responsabilidad del rumbo del país y no a un grupo en el poder.

También debería exigirse la legislación de la revocación de mandato, que tenga los candados suficientes para evitar una crisis de estado, pero también los menos necesarios para advertir a quien llega al poder, que así de fácil se le puede quitar. Hoy los mecanismos de participación ciudadana tienen tantos candados que es casi imposible (dada la idiosincrasia del mexicano) cumplir con todos los requisitos para que algo se mueva.

Y lo vemos en el caso de los candidatos independientes, todo está diseñado para que técnicamente un ciudadano común, primero, no alcance tan fácil la candidatura, segundo, para que en caso de conseguirla las posibilidades de votos no los lleven al poder y, tercero, para que en caso de que llegue al poder tenga que negociar con los partidos políticos cada movimiento que tenga que hacer.

Otro ejemplo es el tema del presupuesto participativo que opera en algunos municipios del país, al ciudadano se le permite elegir qué obras quiere sí, pero de una parte muy pequeña del presupuesto y sólo de un catálogo de obras que propone la autoridad.

¿Por qué tanto miedo a la participación ciudadana? Es pregunta.

miguel.puertolas@milenio.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.