• Regístrate
Estás leyendo: 'Un espía y medio' ('Central Intelligence'. EU. 2016).
Comparte esta noticia
Domingo , 19.08.2018 / 12:20 Hoy

Bambi vs. Godzilla

'Un espía y medio' ('Central Intelligence'. EU. 2016).

Maximiliano Torres

Publicidad
Publicidad

Si me preguntan a mí, el verano cinematográfico de este 2016 es uno de los peores en materia de contenido.

No tomen esta como la queja de un crítico cascarrabias añorando una cartelera de cine intelectualizado. Es la opinión de alguien que también disfruta del cine más frívolo y menos pensante.

Aún bajando nuestros estándares, los estrenos de este verano han ido en declive. No he visto nada digno de ser llamado bueno desde El libro de la selva y con la llegada de Un espía y medio, esta temporada parece llegar a su punto más bajo y preocupante.

Víctimas de bullying en la adolescencia que se convierten en triunfadores en el mundo adulto es el punto de partida de esta comedia. En sus años de estudiante, Bob Stone (Dwayne Johnson) fue humillado por su aspecto físico por los más fuertes de su generación. Dos décadas después y días antes de que suceda una reunión de generación, Bob reaparece completamente transformado; tiene la figura corporal de un atleta y es un imán de mujeres. Pareciera que sus motivos son cobrar la revancha y demostrar a sus ex compañeros quién ha regresado del exilio de las tallas extras y es ahora el rey del mundo. En realidad, Bob usa este evento social de pretexto para reclutar a Calvin (Kevin Heart), otro compañero popular de su generación que ahora vive casado y con un empleo aburrido, en una misión que involucra ir dos pasos adelante de la CIA.

Así como las superestrellas del pop se ven obligadas a hacer duetos, las superestrellas del cine serán llamadas a un proyecto que sume sus nombres en un póster. Para darnos una idea, Dwayne Johnson, La Roca, tiene diez futuras películas por producirse o estrenarse. Más trabajo que Leonardo DiCaprio. ¿Kevin Heart? Su nombre en Latinoamérica sólo despierta un coro de grillos, pero es un cómico inmensamente popular (y populista) en Estados Unidos. Verlos juntos en un vehículo de promoción era inevitable. Lo que no era inevitable era la mala calidad del vehículo.

La química entre Johnson y Heart está allí. Cada uno saca lo más que puede del otro en términos de comedia, sin embargo, la camaradería no es suficiente para rendir casi dos horas de película. El guión (una palabra demasiado generosa para lo que sus escritores hicieron con esta premisa) toma modelos clásicos de escenas a las que ni siquiera pone un barniz de creatividad: la escena del bullying que marcó de por vida al protagonista, la escena de los amigos que se reencuentran y van a un bar a actualizarse sobre sus vidas, la escena que describe la vida monótona de quien antes era un chico popular en la escuela.

Esto va a sonar raro después de hablar pestes de su guión: Un espía y medio exige demasiado a La Roca como actor. Me refiero a que aquí lo vemos en su primer personaje construido a base de diálogos y no de lenguaje corporal. Muchos diálogos, chistes y punchlines que se le asignan requieren un instinto cómico más desarrollado que el suyo. Heart, por el contrario, está en su medio predilecto, haciendo pucheros, enfatizando su quejumbroso tono de voz y siendo gracioso simplemente por cómo reacciona a lo que pasa a su alrededor. Si parezco muy exigente ante una película "sin más pretensión que entretener" (como reza el dicho popular cinéfilo) entonces pensemos en lo que Chris Tucker y Jackie Chan sí lograron en Rush Hour, bajo la dirección de Brett Ratner. Aquí es cuando uno cae en cuenta que, aun el cine "sin más pretensión que entretener" es un oficio sumamente difícil.

Junto a El Día de la Independencia: Contraataque, Un espía y medio es una de las peores cintas del verano. Por favor, manden refuerzos.

twitter.com/amaxnopoder

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.