• Regístrate
Estás leyendo: Tim Burton cambia de aires
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 18:56 Hoy

Bambi vs. Godzilla

Tim Burton cambia de aires

Maximiliano Torres

Publicidad
Publicidad

Una nueva musa, un libro que no fue escrito hace más de un siglo, un villano prestado de la filas de Quentin Tarantino y una banda sonora que no fue compuesta por Danny Elfman son algunos de los cambios drásticos que veremos en la más reciente entrega de Tim Burton. Aunque el resultado final no rompe del todo con su pasado como director, es una variación en la que sus incansables fans y los fatigados de su estilo podrán convivir.

Miss Peregrine y los niños peculiares está basada en la popular novela de Ramson Riggs y hay que destacar que los nuevos aires de Burton comienzan desde el hecho de aceptar dirigir la adaptación de un libro para adultos jóvenes publicado en 2011. No es que las premisas de best sellers de aeropuerto tengan grandes cualidades, pero se nota que el creador de Beetlejuice y El joven manos de tijera ha migrado de las historias personales e íntimas a las franquicias de fantasía con sociedades secretas, héroes elegidos para salvar mundos y batallas épicas.

El recuerdo de varias películas vive en la sinopsis de Miss Peregrine: Jacob es una adolescente descuidado por sus padres que tiene un fuerte lazo con su abuelo Abraham. Antes de morir en extrañas circunstancias, su abuelo le deja instrucciones para que busque el orfanato donde se crió. La búsqueda implica ir hasta una isla en Gales en donde se encuentra el hogar de Miss Peregrine para niños peculiares. Los habitantes de la isla le aseguran a Jacob (acompañado en el viaje por su apático padre) que esa casa fue bombardeada durante la Segunda Guerra m¡Mundial y todos sus habitantes murieron. Poniendo más atención a las instrucciones de su abuelo, Jacob deberá viajar en el tiempo para conocer a Miss Peregrine y los niños superdotados a los que protege de una raza de criaturas que amenaza con destruirlos.

Híbrido desvergonzado de X Men, Harry Potter, El Día de la marmota y una que otra cinta de viajes en el tiempo, Miss Peregrine y los niños peculiares se sale con la suya a la hora de copiar, sin que sea molesto, aspectos propios de franquicias tan queridas. Mucho menos gótico que de costumbre en el diseño de producción de sus universos, Burton admite a esta como una historia basada más en la acción y la aventura que en el terror clásico.

Con constantes giros, capas de historia y una mitología poblada de personajes que memorizar, esta saga es llevadera gracias a dos figuras actorales. Eva Green en el rol de Miss Peregrine quien, claramente, es la siguiente actriz fetiche de Burton y digna sucesora de su anterior musa, su ex esposa Helena Bonham Carter. Green reúne los ideales de personalidad, carácter y belleza en la visión cinematográfica de Burton, pero quien realmente le hace un favor a esta película es Samuel L. Jackson en el papel de Barron. Dejando en casa todas las facetas de villano que le conocemos, Jackson se porta a la altura del guión que se le ha encomendado. Es elocuente, jocoso, intimidante y definitivamente se roba el tercer acto a diferencia de la desaprovechada Judi Dench, cuyo personaje pudo ser editado.

Para cuando las dos horas y siete minutos de Miss Peregrine están por concluir, descubriremos que lo que nos ha entretenido es ver a un cineasta por primera vez fuera de su zona de confort. Quizá no haciendo una película memorable o de impacto, pero sí intentando algo diferente.

@amaxnopoder

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.