• Regístrate
Estás leyendo: 'Paraíso perdido': la inconsistencia en vacaciones
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 05:26 Hoy

Bambi vs. Godzilla

'Paraíso perdido': la inconsistencia en vacaciones

Maximiliano Torres

Publicidad
Publicidad

La última vez que Ana Claudia Talancón protagonizó una película mexicana fue en 2008 en Arráncame la vida, proyecto en el que sobraban los motivos para comprender su participación: producción de época, guión basado en la novela de Ángeles Mastretta, Daniel Giménez Cacho como coestelar y Roberto Sneider como director. En Paraíso perdido, su regreso al cine de grandes campañas publicitarias, no encontré las razones que hayan ameritado romper ocho años de abstinencia de cine mexicano.

Tres amigos viajan a bordo de un velero en dirección a una Isla llamada Camarones. En el trayecto avistan otra isla y deciden hacer una escala para explorarla. En la excursión encuentran cosas que de inmediato los hacen pensar que fue mala idea haberse detenido allí. Será tarde para recapacitar y retomar su camino en el mar; un habitante de la isla los ha estado observando y va a retenerlos.

Al igual que sus protagonistas, la premisa de este thriller vacacional sólo empacó los básicos para la playa. Bronceador, traje de baño y nada más. Por mucho que Talancón e Iván Sánchez sean las personas con quienes sus fans quisieran estar en una isla desierta, puedo mencionar varios detalles que arruinan esta vacación, mucho antes de que el villano de la historia aparezca.

Cabe mencionar que durante las actividades promocionales de la película y en sus materiales impresos, se menciona superficialmente que está basada en hechos reales. Revisando entrevistas y notas no encontré un solo reportero o conductor que sintiera curiosidad por preguntarle al director Humberto Hinojosa exactamente en qué hechos reales está basada. Si ésta resulta ser una historia puntual y verídica, le deberé una disculpa a alguien. Mientras eso no se aclare, prosigo a cuestionar la credibilidad de su guión.

Empecemos por decir que no se trata de tres amigos. Es una pareja (de esposos o novios) acompañados por el hermano del personaje de Talancón. ¿Qué hace un cuñado en una escapada al paraíso? Qué personaje tan anticlimático. ¿Está consciente de que es un absoluto mal tercio? En una escena posterior sabremos que lo han llevado al viaje para invitarlo a ser socio de un negocio que salvaría a la pareja de su mala situación financiera. Eso no lo exime de ser un chaperón detestable. Las vacaciones turbulentas que se viven en grupos de números impares son triángulos amorosos. Pensemos en La playa, Vicky Cristina Barcelona e Y tu mamá también. El trío que vemos aquí nos hace implorar que haya Tinder en medio del océano para que este pobre hombre se consiga a alguien.

Lo que Humberto Hinojosa hace a nivel de dirección es acertado: crea tensión dándonos poca información de personajes y situaciones; visualmente nos transmite un paraíso en el que el peligro y la violencia nunca se desencadenan por completo, ni toman poder del primer plano, pero están lo suficientemente cerca para inquietarnos. Su puesta en cámara más interesante se da cuando muestra al habitante misterioso de la isla. La ejecución es buena en general. Lo que no consigue manipular nuestros nervios es el guión. Cuando conocemos quién vive en la isla y por qué razón lo están importunando, esta revelación no sacude nuestra intuición, ni nos hace ver la película con nuevas ganas u otra mirada. De hecho a comienzos de la historia, el cuñado da una teoría que es muy parecida a las respuestas que obtenemos el tercer acto. El problema no es que el desenlace sea débil. Es que entre los tres intrusos de la isla no hay intriga, ni ambición, ni conflicto. Repentinamente lo único que los vemos hacer es huir, sin que aquello que los movió a desembarcar en la boca del lobo termine influyendo. Fue un pretexto para hacerlos llegar allí.

Puedo entender que el director intente un thriller minimalista en el que la supervivencia sea la experiencia central. Si ese fuera el caso, la dinámica floja de este grupo hace que no tengamos un favorito en quien colocar nuestras expectativas.

En la historia reciente del cine y en Google, las palabras "película" + "paraíso perdido" remiten a diez cosas más antes que a este estreno. Le faltan elementos de argumento y trama que eviten que se nos olvide.

***


Cuadro por cuadro
'Esta semana escribí bajo la influencia de...'


La versión de Kate del Castillo a The New Yorker: http://www.newyorker.com/magazine/2016/03/21/kate-del-castillo-sean-penn-and-el-chapo

Un documental web sobre el insomnio que sólo puedes ver de noche: http://insomnia.nfb.ca/#/insomnia

Origami de Blade runner: http://www.bladerunnerunicorn.com/_bladerunnerunicorn.com.html

Este texto en el que Bret Easton Ellis nos dice dónde estaría Patrick Bateman (el protagonistas de American Psycho) si viviera hoy en día: http://www.townandcountrymag.com/leisure/arts-and-culture/a4954/american-psycho-today/

La banda Hinds: https://open.spotify.com/album/2ILzlgDg3yqPT1xxf1f52I

Ray Lamontagne : https://open.spotify.com/album/4JVl5HHiI2SEgqvqTrBYyK

Este tuit: https://twitter.com/TheeNerdwriter/status/706885013304844289

Punch drunk love, de Paul Thomas Anderson, musicalizada en vivo: http://www.stereogum.com/1863888/watch-joanna-newsoms-surprise-performance-of-he-needs-me-at-punch-drunk-love-screening/video/

***


Dulcería
La mejor canción para terminar una película

WOL Project es un sitio web con una hipótesis simple: "Walk of life", la canción de la banda inglesa Dire Straits, es la canción perfecta para terminar cualquier película. Quienes conozcan la canción, sin necesidad de ir a escucharla antes, pensarán que es sarcasmo. Cierto o no, es divertido ver el desenlace de Los 400 golpes, 2001: odisea del espacio o Los pájaros con un tema musical ochenteno y festivo.

Link: http://www.wolproject.com/

***


twitter: @amaxnopoder

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.