• Regístrate
Estás leyendo: "Mundo Jurásico"
Comparte esta noticia
Sábado , 22.09.2018 / 22:09 Hoy

Bambi vs. Godzilla

"Mundo Jurásico"

Maximiliano Torres

Publicidad
Publicidad

Científicos de Hollywood descubrieron ADN de una franquicia exitosa que vivió hace veinte años. Con ayuda de la tecnología han logrado revivirla en un mundo en el que el entretenimiento original es especia extinta. Después de dos intentos fallidos (El mundo perdido, en 1997 y Parque Jurásico 3, en 2001), Mundo Jurásico es una secuela aceptable y lo más cerca que estaremos de la irrepetible magia de Steven Spielberg en los años noventa. ¿Qué tan aceptable y qué tan cerca? Veamos.

Veintidós años después de la catástrofe en Parque Jurásico en 1993, la mítica isla Nublar alberga finalmente un parque temático que exhibe dinosaurios clonados. Los barcos llegan con hordas de turistas que alimentan y acarician a especies herbívoras, hacen safari en cápsulas de cristal blindado, otros más se sientan en gradas para ver a un Mosasaurus comerse un tiburón.

Y hay un Starbucks. Cuando el factor novedad se esfuma y los niveles de asistencia a Mundo Jurásico comienzan a bajar, sus propietarios deciden crear una atracción más impresionante que el Tyrannosaurus rex. Así nace Indominus rex, un híbrido con más dientes, estatura e instinto asesino que no podrá ser contenido por el sistema de seguridad de la isla. El resto, todos lo imaginamos.

El reto de Mundo Jurásico no sólo está en meterse con patrimonio cultural del más entrañable.

Tiene que ver además con que, a la fecha, Parque Jurásico no necesita actualizaciones.

Es un monumento sci-fi que el tiempo no ha dañado. Su premisa es vigente, sus protagonistas son héroes pensantes, su conflicto bioético sigue resonando, dejándole al director Colin Trevorrow poco material para renovar y dos horas de película que llenar.

La historia entonces se centra en el viaje interior de Claire Dearing (Bryce Dallas Howard), gerente de operaciones del parque quien, al rescatar a sus dos sobrinos extraviados en la isla, va de ser una workaholic sin sentimientos a la mujer que entra en contacto con su instinto maternal y, por qué no, se reencuentra con el domador de dinosaurios con el que tuvo algo en el pasado.

Si bien Mundo Jurásico es la séptima cinta del verano 2015 que promueve el blockbuster liderado por mujeres (Tomorrowland, Spy, Inside out, Trainwreck, Mad Max y Pitch Perfect 2 son los otros) y Bryce Dallas Howard hace milagros actuando la mayor parte del tiempo frente una pantalla verde, Chris Pratt no es tan caballeroso para tomar el rol coprotagónico y ceder el reflector a las damas. Esta es la pasarela de Pratt y, dicho sea de paso, su audición para ese papel de Indiana Jones que lleva rato rumoreándose.

Dejemos que las feministas se ocupen de prender antorchas en protesta al personaje de Howard, una heroína que puede correr en tacones y aprende que tener hijos y un hombre a su lado es lo que necesitaba. Mundo Jurásico es lo que sucede cuando se va la luz y las alarmas suenan. Y en lo que respecta a efectos visuales y manejo de la acción, Colin Trevorrow le da al espectador justo lo que quiere: estupendas secuencias de gente corriendo despavorida que, pese al CGI esparcido con brocha gorda y de pared a pared, honran el sentido de asombro del cine de Spielberg.

Evocar correctamente nuestra infancia cinéfila no hará que esta cinta se vaya impune de algunas ridiculeces en su guión, como el hecho de que Indominus Rex, el dinosaurio hembra que arrasa con el parque, tenga más coeficiente intelectual que todo el personal de la isla y sea prácticamente ninja. O varias escenas que se resuelven sin explicación. En la recta final, los fundamentos lógicos y científicos del guión son aplastados entre el caos y la estampida de turistas.

Mundo Jurásico es totalmente disfrutable y mejor ejecutada que las cintas intermedias de la franquicia. Irradia humor y carisma pero su historia y personajes son retrógrados en comparación con los de Parque Jurásico.

***

Alien” y “Prometeo” en una sola película

Job Willins es un editor audiovisual que, para un proyecto académico, se dio a la tarea de combinar en un solo corte de dos horas y media de duración a Alien y Prometeo, de Ridley Scott. Llama la atención su decisión de hacerlo en blanco y negro, utilizando treinta minutos de Alien y dos horas de Prometeo. El resultado es un ejercicio que invita a analizar más de cerca las conexiones entre precuela y cinta posterior, así como una segunda oportunidad para que aquellos todavía escépticos del valor cinematográfico de Prometeo.

Link: https://vimeo.com/129318944

***

Cuadro por cuadro

ESTA SEMANA ESCRIBÍ BAJO LA INFLUENCIA DE...

Sad Animal Facts, un necesario contrapeso al cute overload de tanto animal tierno en internet: sadanimalfacts.com.

La noticia de que Argentina obligará por ley a hospitales públicos a contratar payasos: http://www.cnnmexico.com/mundo/2015/05/30/habra-por-ley-payasos-de-hospital-para-una-provincia-de-buenos-aires.

La primera película porno que se filmará en el espacio: http://t.co/QYyOqD8xUu.

Sunday Sketches: http://www.christophniemann.com/portfolio/sunday-sketches-2/.

La teoría sobre cómo Harry Potter en realidad trata sobre alguien que padece una enfermedad mental.

En loop: "No Ordinary Love", de Sade, interpretada por Twin Shadow y Zoe Kravitz: https://soundcloud.com/macsimiliano/twin-shadow-no-ordinary-love-feat-zoe-kravitz-sade-cover.

Rosas verdes ¿para qué ocasión son?: https://instagram.com/p/3yuTaeMARX/?takenby=macsimiliano.

La hija perdida de Mr Bean: http://t.co/lQLcTme4eO.

El romance entre los dobles de Tom Hardy y Charlize Theron en el set de Mad Max: http://www.telegraph.co.uk/film/mad-max-fury-road/stunt-doubles-married/.


twitter.com/amaxnopoder

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.