• Regístrate
Estás leyendo: "Misión Imposible: Repercusión" es la joya del verano
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 05:23 Hoy

Bambi vs. Godzilla

"Misión Imposible: Repercusión" es la joya del verano

Maximiliano Torres

Publicidad
Publicidad

El siglo de cine que nos toca vivir se caracteriza por dos cosas: la primera es la opinión hiperbólica (cada nuevo estreno es considerado la mejor película nunca antes hecha que llega para reinventar el séptimo arte). La segunda es el efecto que la vida personal de los cineastas tiene en nuestra percepción de su obra. Ambos males podrían aquejar a la más reciente película de Tom Cruise, Misión Imposible: Repercusión: considerada por la crítica como la mejor cinta de acción jamás hecha y, a la vez, amenazada por el escepticismo con que el público la recibe tomando en cuenta la controvertida vida privada del actor. Si logramos ignorar ambos factores, disfrutaremos un cine de entretenimiento sin paralelo.

Consignado por el FMI, Ethan Hunt hace dupla con el agente de la CIA August Walker (Henry Cavill) para derrotar al traficante de armas John Lark quien, pese a encontrarse preso, sigue siendo clave en el plan de un grupo de terroristas llamado los Apóstoles. Esta organización planea un ataque nuclear simultáneo en las capitales religiosas del mundo. Cuando las armas de plutonio que se activarán en dichas ciudades se extravían, inicia una carrera contrarreloj para evitar que caigan en manos equivocadas.

La carta decisiva de Misión Imposible frente a franquicias competidoras como James Bond o Jason Bourne es el excepcionalismo de Tom Cruise. Sus detractores alegarán que le gusta ser el centro de atención en sus películas. Lo cierto es que el actor y productor, pese a comportarse a cuadro como la innegable estrella de cine que es, también permite a sus compañeros de reparto lucirse. Y el que sea lo suficientemente apto podrá robarle cámara. Fue el caso de Rebecca Ferguson en Misión Imposible: Nación Secreta y no es el caso de Henry Cavill como villano de esta sexta entrega. Enemigo de los efectos de post producción, este obsesivo de los efectos prácticos se somete (y nos somete) a secuencias de inédito nivel de riesgo que nos harán sentir que todo este tiempo hemos desperdiciado el formato IMAX. Si es importante recalcar que Cruise realiza sus propias escenas de acción no es para rendirle culto a su personalidad; es para pensar en cómo el cine de acción recupera la grandeza perdida en la era digital.

Para quienes no puedan evitar que la vida privada de Cruise interfiera en su juicio cinéfilo, será irónico leer esto: ser co-estelar femenina de Tom Cruise es una de las mejores oportunidades laborales. La demostración es el caso de Léa Seydoux; la actriz francesa fue chica Bond junto a Daniel Craig en “Spectre” al igual que contrincante de Ethan Hunt en Misión Imposible: Protocolo Fantasma. Las co-protagonistas de Cruise, a diferencia de las chicas Bond, no son objetificadas a fin de reforzar la masculinidad del héroe de la historia.

Este gesto de equidad de género se redobla con el regreso de Rebecca Ferguson como Ilsa Faust y la aparición de Vanessa Kirby en otro personaje de calibre similar.

Que la cualidad única de Misión Imposible sea la esencia de su protagonista no hace del director Christopher McQuarrie un cero a la izquierda. Su capacidad técnica para cristalizar la exigente visión de Cruise lo hacen el colaborador perfecto para este actor que a sus cincuenta y seis años borra la fecha de caducidad de las estrellas de cine y nos entrega la mejor franquicia de acción de la actualidad.

twitter.com/amaxnopoder


Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.