• Regístrate
Estás leyendo: La Palma de Oro y los Coen en rebaja
Comparte esta noticia

Bambi vs. Godzilla

La Palma de Oro y los Coen en rebaja

Maximiliano Torres

Publicidad
Publicidad

La carga de preguntas, sentimientos encontrados y reflexiones incompletas que alguna vez hemos tenido al visitar exhibiciones de arte contemporáneo que no comprendemos es atendida solidariamente por la trama y los temas de The Square: La Farsa del Arte. Ganadora de la Palma de Oro en el pasado Festival de Cannes –lo cual podría volverla en sí misma una obra de arte frente a la que es intimidante opinar– la quinta película del sueco Ruben Östlund (recientemente famoso por dirigir el psicodrama matrimonial Force Majeure) parte de la anécdota de un museo de arte contemporáneo en Estocolmo que instala en la vía pública una obra de arte titulada The Square. Se trata de un cuadrado formado con luz a ras del suelo en cuyo interior vacío se invita a los visitantes a cuidarse, confiar y asumir los mismos derechos y obligaciones. Una pieza tan noble y bien intencionada pasará inadvertida en la escena cultural, por lo que Christian, el curador del museo, deberá coordinar una campaña de marketing que vuelva a The Square relevante. Mientras en su vida profesional aboga por apreciar el arte con inteligencia y madurez, en su vida personal, Christian se contradice reaccionando al robo de su smartphone con una medida impulsiva que se le saldrá de control. Las consecuencias lo perseguirán hasta el trabajo, en donde él y el personal del museo entrarán en crisis. Sin tomar la postura del gremio artístico ni la de la opinión pública, Östlund se alza como un excepcional “moderador de debate”. Dentro de la trama agita las preguntas acusatorias que todos hacemos acerca del arte contemporáneo (¿es auténtico?, ¿es relevante?, ¿cumple un rol en la sociedad?) y nos va conduciendo a reflexionar que no tenemos la autoridad moral para responderlas pues, como grupo social, somos idealistas al hablar y cínicos al actuar. Por su ambientación en el sector de los museos de la civilizada Escandinavia, esta parece una crítica a la élite. En realidad es una sátira universal que le vendrá bien a cualquier comunidad.

“Suburbicon”…, de George Clooney

La prensa de cine (de este y del otro lado de la frontera con EU) no tuvo misericordia con Suburbicon: Bienvenidos al Paraíso, la última película dirigida por George Clooney. No solo la consideraron mala; también se cuestionaron si, a raíz de este tropiezo en su filmografía, el actor debía abandonar la silla de realizador y dedicarse a estar frente a la cámara. Wow, si tan solo fuéramos así de estrictos con otros directores que llevan décadas prófugos con su falta de talento. Suburbicon…, en efecto, es la menos agraciada en la carrera de Clooney como director, pero no es motivo para exigirle que renuncie a la batuta fílmica. El título de la cinta se refiere a un suburbio de los años cincuenta en Estados Unidos que se promueve como lugar idílico para familias. Los verdaderos valores del vecindario comienzan a aflorar luego de que una familia de afroamericanos se muda allí, creando un ambiente de odio, y un misterioso asalto en casa de la familia Lodge destapa intenciones oscuras que solo Nicky, el hijo pequeño de la familia, parece sospechar. El guión es de los hermanos Coen, y si ellos también lo hubieran dirigido es probable que hoy estuviéramos dándole un mejor trato. Es en la ejecución en donde está el problema: el tono, el ritmo, incluso la intención. Por momentos, no sabemos si sufrir por todos los traumas que atraviesa su pequeño protagonista o dejarnos llevar pensando que el humor negro lo protegerá de tanto adulto macabro. La premisa y el humor negro no son el fuerte de Clooney, quien ha demostrado más habilidad para las tramas histórico-políticas (Good Night, and Good Luck o The Ides of March). Por caras conocidas y adoradas el reparto no defrauda (Julianne Moore, Matt Damon, Oscar Isaac). Lo único rescatable: su protagonista infantil, Noah Jupe.

twitter.com/amaxnopoder

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.