• Regístrate
Estás leyendo: ‘El incidente’: otro cine mexicano es posible
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 20:04 Hoy

Bambi vs. Godzilla

‘El incidente’: otro cine mexicano es posible

Maximiliano Torres

Publicidad
Publicidad

La ambición existe en el cine mexicano, es sólo que está en otras etapas de la de creación cinematográfica. En las páginas de un guión, en la mente de un cineasta buscando fondos para su película. Rara vez la podemos percibir filmada y considerarla una cualidad.

El incidente, primera película de Isaac Ezban, es ese raro espécimen de ambición innegable y bien encaminado. El tipo de película que necesitas ver hasta el final para averiguar cómo su director va a resolver el viaje inexplicable al que te acaba de lanzar.

Su argumento tiene dos historias. Dos hermanos endeudados en un problema de drogas reciben la visita de un policía que viene a arrestarlos. Intentan huir por la escalera de emergencia del edificio en el que viven. Durante la persecución se escucha una gran explosión que por unos segundos los desconcierta. La pesquisa continúa hasta que los tres se dan cuenta que la escalera de emergencia por la que están descendiendo no tiene fin, ni puertas que se puedan abrir. Paralelamente, veremos a una familia preparándose para hacer un viaje en carretera. Ellos también escuchan la explosión y a partir de ese momento el tramo de la carretera que llevaban recorrido se repite infinitamente.

Cuando personaje y espectador quedan atrapados en este bucle, ambos se ven obligados a prestar atención en las claves. En cada historia hay alguien en peligro de morir, la comida no falta, de hecho, se multiplica. Y ambas situaciones están conectadas por ciertos símbolos. Sci fi mexicano; mantengan la calma y sigamos adelante.

El gran problema de que los realizadores mexicanos se aventuren en géneros escasamente trabajados por el cine nacional es que el mundo exterior lleva más de medio siglo innovando en ellos. Para explicarlo en los propios términos de El incidente, los mexicanos llevamos años y años atrapados en un bucle de películas sobre héroes miserables, sin pasaporte ni salario mínimo. Cuando alguien llega a contarnos otra cosa, es bastante difícil que lo filmado no sea familiar a cosas que ya se hicieron. En todo caso, el guión de Ezban se esfuerza por tener concepto original y reglas propias. El desenlace tal vez no nos vuele la cabeza, pero se agradece que no se trate de un sueño o una conclusión absurda. La virtud más aplaudible en este director (parte de su ambición bien encaminada) es su conciencia y búsqueda de soluciones a los limitados valores de producción que permiten los presupuestos del cine mexicano. Ezban se obliga a desarrollar su idea con pocos recursos y en la nada favorecedora zona del bajo presupuesto nos convence de estar en un universo más costoso.

Curiosamente, las influencias de esta cinta son más televisivas que cinematográficas. La primera mitad de El incidente recuerda a La dimensión desconocida. La segunda mitad remite a los relatos densos de atmósfera y encriptados de significado de Damon Lindelof (Lost, The Leftovers). Para quienes la referencia a Lindelof suene más a ofensa que a halago, aclaro que Ezban no es discípulo concreto de Lindelof, pues su película sí despeja la interrogante principal que deseamos explicarnos.

En general, sus secuencias son elegantes, bien trazadas, acaso traicionadas por una banda sonora que suena a que costó más que toda la película y que, en vez de acentuar momentos decisivos, les quita su propia contundencia.

En los roles protagónicos, es notorio que Nailea Norvind y Raúl Méndez comprenden el material que están actuando y lideran sus respectivas pesadillas con una desesperación ante un conflicto atípico. Con o sin un desenlace perfecto y pese a que su trailer juega en su contra al venderla como un afán de parecerse al cine gringo, El incidente es una cinta que no pierde rumbo ni control, empuja los límites del cine mexicano y merece una vida más larga que la vida promedio de las cintas nacionales en cartelera.


***

CUADRO POR CUADRO

Esta semana escribí bajo la influencia de...


Sunday Service, el programa de radio de Jarvis Cocker para BBC Radio: http://www.bbc.co.uk/programmes/b068z14y.


El expediente de Gabriel García Márquez en el FBI: https://www.washingtonpost.com/entertainment/books/love-in-the-time-of-surveillance-fbi-agents-tracked-gabriel-garcia-marquez/2015/09/03/1ee7ba9a-4bfe-11e5-84df-923b3ef1a64b_story.html.


Rupert Murdoch compró National Geographic: http://www.salon.com/2015/09/10/rupert_murdoch_just_bought_national_geographic_heres_the_problem_everybody_should_be_talking_about/


Cómo los invidentes disfrutan de las películas: https://www.youtube.com/watch?v=QJguIANUEX8&feature=youtu.be.


The Sweden Simulator, un juego que nos permite experimentar la vida en Suecia. ¿Cómo sería el de México? http://swedensimulator.com/game.html.


Lo poco que se sabe de la nueva cinta de Charlie Kaufman, Anomalisa: http://cultura.elpais.com/cultura/2015/09/08/actualidad/1441735730_973767.html.


***

DULCERÍA

Pósters de película en "emoji"


Sasha Zabelina es una estudiante de dirección de arte en Miami que ha diseñado una serie de pósters de películas célebres en versión emoji. Su interpretación es bastante apegada al diseño original, sólo que minimalista. Entre sus más acertadas creaciones destacan los carteles de Pulp Fiction, Clueless, Nymphomaniac y Ghostbusters. Su trabajo completo puede verse en tumblr e Instagram.


http://emojifilms.tumblr.com/

https://instagram.com/emoji_films/.


twitter.com/macsimiliano

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.