• Regístrate
Estás leyendo: Una guerra arancelaria: la estrategia mexicana del nuevo presidente
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 16:15 Hoy

La economía del túnel

Una guerra arancelaria: la estrategia mexicana del nuevo presidente

Maximiliano Gracia Hernández

Publicidad
Publicidad

Sabemos de la importancia que tiene para México el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, particularmente porque ha impulsado el desarrollo en diversas regiones del país, ha generado inversión y empleo, pero la pregunta es ¿México podrá comercialmente contraatacar a Estados Unidos? ¿Qué daño le puede hacer México a Estados Unidos en materia comercial?, ¿quién saldría más perjudicado si las medidas de proteccionismo siguen?

México no se quedará con los brazos cruzados, eso han señalado los funcionarios mexicanos; fue el caso del titular de la Secretaría de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, quien afirmó su disposición para mantener una postura firme al no acceder a condiciones que le hagan daño a México.

Desde principios del 2017, el presidente Enrique Peña Nieto dejó en claro los principios que regirían al comercio exterior con Estados Unidos, uno de ellos fue el no permitir el cambio de aranceles o cuotas que dificulten las exportaciones mexicanas y en el caso de imponerse, México actuaría de igual manera.

La Secretaría de Economía ya decidió aplicar aranceles a varios productos estadounidenses, lo hizo a partir de que Donald Trump notificara aranceles al acero y al aluminio.

En el caso de México, el gobierno ya aplicó en aceros planos (lámina caliente y fría, incluidos recubiertos y tubos diversos), lámparas, piernas y paletas de cerdo, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos, diversos quesos, entre otros. Con lo anterior, el gobierno mexicano busca presionar al gobierno de Trump, y es que ya se acercan las elecciones intermedias de Estados Unidos en las cuales se renovarán 435 curules de la Cámara de Representantes y 35 de los 100 lugares en el Senado.

Los aranceles México inteligentemente los aplicó en productos producidos en los Estados en los cuales Donald Trump ganó la presidencia de los Estados Unidos, con ello se intenta presionar a los aliados de ese personaje político. Destacan un arancel del 20% en las manzanas procedentes de Washington; el whisky bourbon con un 25% de arancel procedente de Tennessee; en el estado de Colorado se aplicó un arancel del 20 por ciento a la carne de cerdo.

Si México presiona a los aliados de Trump, posiblemente los aliados harán que se cambie la política arancelaria, y es que los legisladores del Partido Republicano ambicionan reelegirse, y de no hacerlo, perderán mayoría en el congreso y con esto al control presidencial.

Lograr un acuerdo favorecedor para las naciones implicadas es lo que busca México, sin tratos absurdos, porque a la fecha han sido sólo condicionamientos del país dirigido por Trump.

Los funcionarios del próximo gobierno de México tendrán que mantener una estricta postura para lograr una negociación constructiva y no amenazante. Mucho tienen que aprender, porque lidiar con un esquizofrénico como Donald Trump seguramente será una ardua tarea.

Estados Unidos de América pretende en las próximas semanas tener un acuerdo con México y después con Canadá, aunque fuentes de la Secretaria Económica mencionan que mientras no haya un acercamiento de los ministros para reunirse y solucionar los problemas presentes, lo que se diga en los círculos políticos y en los medios de comunicación sólo serán rumores.

MAXIMILIANO GRACIA HERNÁNDEZ
graciamaximiliano@hotmail.com

MARÍA GUADALUPE ESTEFANI VÁZQUEZ CANDELAS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.