• Regístrate
Estás leyendo: No soy de aquí ni soy de allá
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 05:15 Hoy

La economía del túnel

No soy de aquí ni soy de allá

Maximiliano Gracia Hernández

Publicidad
Publicidad

Cerca de medio millón de jóvenes son dreamers que se encuentran actualmente deportados en México. Jóvenes MEXICANOS (con mayúscula) que buscan nuevas oportunidades de empleo, pero que además son capaces de ofrecer cosas positivas a nuestro país.

Los dreamers es un término político que surge en el año 2001 con una nueva norma ejecutiva surgida en los Estados Unidos, con dicha ley se protege a los hijos de migrantes que llegaron pequeños a los Estados Unidos.

Los otros Dreamers son aquellos deportados que fueron expulsados de los Estados Unidos antes del surgimiento de la norma ejecutiva, o sea aquellos que no se beneficiaron de dicha ordenanza.

La norma dejó fuera a los jóvenes que pudieron haber cometido un delito durante su vida en los Estados Unidos y a aquellos mayores de 30 años. Son los que hoy se encuentran radicando en México. Ser mexicano sin papeles en los Estados Unidos es no ser de aquí ni ser de allá. Ser mexicano y vivir en un país que no conocían fue un shok en sus vidas.

Los llamados dreamers son aquellos que nacieron en México pero crecieron en los Estados Unidos, son jóvenes con acta de nacimiento mexicana pero sin papeles en el país del norte. Eran niños que se fueron sin voluntad propia, que llegaron a una nueva sociedad en la cual tuvieron que aprender un nuevo idioma, nuevas costumbres y una nueva cultura.

Los dreamers son Jóvenes que fueron detenidos y deportados a su país de origen, expulsados a un país que no conocen, país que aunque es su patria es desconocida para ellos. Cuando los mexicanos que crecieron en el país del norte son deportados a México, no saben cómo hacer una llamada telefónica, no saben cuánto cuesta un peso, no saben lo que es un IFE. Es un proceso complicado de adaptación.

Medio millón de personas que llegó al país y cuyo gobierno no estaba preparado para recibirlos con cambios en normas y leyes adecuadas para ellos, quiero decir, la pregunta del gobierno mexicanos fue ¿qué hacer con un joven que estudió y concluyó estudios en el High Scholl y desea iniciar sus estudios universitarios? El gobierno mexicano no estaba preparado para recibirlos.

Es cierto, los mexicanos no sabemos recibir con los brazos abiertos a nuestros connacionales que regresan del norte, no los vemos como un puente, como un activo que le sirve a México como conexión con el país del norte, no los vemos como una población educada, que sabe técnicas de construcción, de agricultura, de alimentación, de sanidad, que posiblemente estudió una carrera universitaria.

Los dreamers son mexicanos que hablan dos idiomas, que conocen la cultura del país del norte, por ende los debemos considerar como una gran oportunidad para mejorar la relación entre México y los Estados Unidos. Además, fueron personas cuya educación y formación no le costó un peso al gobierno y al pueblo mexicano, por ende, deben ser recibidos e incorporados a nuestro país con ventajas y sin tanto burocratismo.

El fenómeno de los dreamers obliga al gobierno mexicano a cambiar sus reglamentos y normas vinculadas con la incorporación de los dreamers a la actividad económica y educativa mexicana. Ellos y ellas son una ventaja para México, son capital humano que se debe absorber de manera inmediata, debemos aprender a verlos y a tratarlos por igual, por ellos no son traidores a la patria, se fueron porque sus padres buscaron ofrecerles mejores oportunidades de vida, no abandonaron el país por traición, ni por nada que se le parezca, más aún, sus padres sufrieron la falta de oportunidades dentro de su patria y por ende tuvieron que emigrar con las consecuencias que conlleva llegar a un nuevo país que no es el suyo. Nuestra tarea por simple acto de solidaridad es recibirlos y recibirlos bien, darles la oportunidad que sus padres no tuvieron y, por ende incorporarlos a la vida de México de forma rápida y expedita, sólo así México le estará haciendo justicia a ellos y a sus padres.

maximiliano@elcolegiodehidalgo.edu.mx

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.