• Regístrate
Estás leyendo: El lado bueno de la depreciación del peso para la economía mexicana
Comparte esta noticia
Domingo , 23.09.2018 / 06:04 Hoy

La economía del túnel

El lado bueno de la depreciación del peso para la economía mexicana

Maximiliano Gracia Hernández

Publicidad
Publicidad

Entramos a una nueva etapa de la vida nacional, los nuevos diputados han tomado protesta, muchos retos por delante tiene nuestra política y economía nacional, los principales son: la pobreza, la desigualdad, la falta de crecimiento económico, la democracia, la educación, el desempleo, y hoy, los restos impuestos por la economía internacional a la política monetaria del Banco de México.

México no está exento de los fenómenos internacionales, hoy los mexicanos ya lo estamos padeciendo: "Un tipo de cambio peso dólar depreciado cerca del 15 por ciento", los impactos en la economía mexicana se empezarán a sentir muy pronto, sin embargo no todo es malo con la depreciación de nuestra moneda y, es que el día de ayer un alumno de la Universidad La Salle, Pachuca me preguntó: ¿la depreciación del peso mexicano es totalmente mala para la economía de México? Mi respuesta fue no, me explico, la depreciación del peso tiene algo positivo, permite que nuestra moneda al ser más barata para los norteamericanos, ellos puedan importar más mercancías mexicanas, mercancías hechas en México, mercancías exportadas al país del norte las cuales permitieron crear empleos, ingresos y salarios para las familias mexicanas, por ejemplo, una cerveza mexicana, un tequila, una artesanía, ropa, calzado, etc., le será más barato al norteamericano hoy, de lo que costaba en el mes de julio, por ello, con la depreciación del peso, nuestras mercancías mexicanas se hacen más atractivas al consumidor de aquella nación.

Pero lo antes señalado no lo es todo, los dólares enviados por nuestros paisanos, quienes trabajan en Estados Unidos tendrán un mayor valor en las manos de los mexicanos y mexicanas que los reciban, quiero decir, si un mexicano recibía de su familia 300 dólares al mes y lo cambiaba por pesos mexicanos, recibía 4,500 pesos, en contraste, si un mexicano recibe hoy los mismos 300 dólares y los cambia por pesos mexicanos, recibirá a cambio 5,250 pesos, la diferencia por supuesto es muy marcada, en tan sólo 4 meses incrementará su ingreso 750 pesos más; si la inflación no crece en la misma proporción durante el mismo periodo de tiempo, entonces el ingreso real del mexicano se habrá incrementado.

Finalmente, podemos argumentar acerca del turismo; México tiene como fuente de ingreso de divisas al sector turismo, es el cuarto sector en importancia por ingreso de divisas, el turismo tiene efectos multiplicadores para el resto de la economía, genera empleos directos e indirectos por aproximadamente 7.5 millones, y aporta a la riqueza nacional (PIB) el 8.5 por ciento. En ese entorno, a los turistas extranjeros, particularmente a los norteamericanos, les es más barato viajar a México de vacaciones, comparado con lo que pagaban hace cuatro meses. Me explico, si un turista llegó a México en el mes de junio, cambió 1000 dólares para vacacionar, le dieron 15,000 mil pesos, hoy si ese turista regresa a México con otros mil dólares, recibirá 17,800 pesos con lo cual podrá comprar más bienes que los adquiridos cuatro meses atrás, por ende le es más barato venir a México.

Nos percatamos con tres sencillos ejemplos, la depreciación que hoy sufre la moneda mexicana no es del todo mala para la economía nacional y, para los que de una u otra forma viven del turismo, las remesas o las exportaciones. Por supuesto los beneficios señalados no pueden durar por siempre, porque en el mediano plazo se presentará una inflación procedente de factores externos, lo cual hará perder las ventajas de la depreciación. Es la prueba de fuego del Banco de México y de las secretarías vinculadas a la economía nacional.

graciamaximiliano@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.