• Regístrate
Estás leyendo: 2017, el año más violento de los últimos 20 años
Comparte esta noticia

La economía del túnel

2017, el año más violento de los últimos 20 años

Maximiliano Gracia Hernández

Publicidad
Publicidad

México salvaje, México violento, México hermoso, México Guadalupano; palabras contrastantes que muestran aún México que llora, que sangra, que sufre. Un México dolido por cada una de las muertes sufridas día a día.

Niños, jóvenes, mujeres y ancianos mueren cada día víctimas de la violencia. Hijos que se quedan sin padres, padres que se quedan sin hijos. Así es como cada día vivimos los mexicanos, llenos de miedo y temor de no saber si seremos asaltados, violados o simplemente asesinado, porque como diría José Alfredo Jiménez: La vida no vale nada. México tan cerca de la virgen de Guadalupe y tan lejos de la paz y la esperanza.

12 mil 155 homicidios dolosos durante los primeros seis meses del año 2017, la suma de esas personas podrían fácilmente igualar a la población de municipios como Jacala de Ledezma, Jaltocan, Mineral del Chico o Molango de Escamilla. Qué está pasando en este país, en este México admirado por muchos extranjeros, qué le está pasando a este país que se nos estás deshaciendo día a día de las manos.

Una muerte representa la pérdida dolorosa para sus familias, pero además es la pérdida de un ser humano que fruto de la delincuencia organizada cayó en las garras de los desalmados.

Un mexicano que se incorporó a las redes de los delincuentes y, que tuvo que participar de actos violentos para posteriormente morir, representa igualmente una muerte que se sufre y se llora, porque probablemente a esa persona México y los mexicanos no le dimos la oportunidad de lograr un desarrollo humano integral en este México que hoy sufre, llora y sangra cada una de las muertes de un mexicano.

México está de luto, Sin embargo, está de pie, pero ¿por cuánto tiempo estaremos sin arrodillarnos y conformarnos con nuestro entorno y nuestra realidad? Porque lo que menos podemos perder los mexicanos es la esperanza, pero dicha esperanza se diluye día a día; han llegado al poder federal candidatos de partidos de derecha y de centro, sin embargo ninguno de ellos por más de 20 años ha querido o a podido acabar con la violencia, sólo nos resta una esperanza que quizá no pueda ser la más viable, pero ahí está presente. Andrés Manuel López Obrador, por tercera vez toca a la puerta de los mexicanos para que le otorgamos nuestro voto, es insistente, es tenaz, es luchador y quizá la tercera sea la vencida.

Por ello me pregunto: Será que este mexicano tendrá los instrumentos y las herramientas, además del equipo idóneo para lograr enfrentar los problemas más acuciantes de este nuestro México sangriento.

Quizá los mexicanos le demos a el beneficio de la duda y logre salir como ganador en la próxima contienda, pero después de él qué pasará si como una opción de izquierda en el poder no logra darles solución a los problemas más acuciantes de nuestro entorno nacional: violencia, desempleo, pobreza.

Se acaba este año 2017, pasará a la historia como el más violento y quizá por ello me lleno de un sentimiento de desesperanza, aspiro como cualquier mexicano a un México nuevo, a un México sin violencia, sin corrupción, con esperanza. Será mi carta a los Reyes Magos la felicidad de México, el cual ya no puede esperar más, necesitamos una esperanza, necesitamos un cambio, porque afortunadamente los buenos aún somos más.

graciamaximiliano@hotmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.