• Regístrate
Estás leyendo: Innovación para reducir riesgos
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 11:57 Hoy

Comentario y Debate

Innovación para reducir riesgos

Mauricio Valdés

Publicidad
Publicidad

Mis primeras líneas son para sumar mis condolencias a los familiares de quienes perdieron la vida por esta tragedia que nos genera dolor, tristeza, altruismo y coraje. De nueva cuenta los sismos nos han lastimado severamente. Desaparecidos, muertos y otros sobrevivientes desesperados por familiares, amigos, así como por sus viviendas o negocios perdidos, lo que afortunadamente ha movido a la solidaridad de miles de compatriotas, algo verdaderamente ejemplar.

Sin embargo, la naturaleza nos da experiencia para prepararnos mejor, cuando nuevamente se presenten sismos y otros desastres. En ello hemos estado pensando.

En 1977 el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley de Reducción de Peligros de Terremotos que da origen al Programa Nacional de Reducción de Riesgos por Terremotos (NEHRP). Su propósito originalmente era "reducir los riesgos de vida y propiedad de futuros terremotos en los Estados Unidos mediante el establecimiento y mantenimiento de un programa eficaz de reducción de los riesgos de terremotos". Consideraron que las perdidas podrían reducirse con mejores métodos de construcción, controles firmes y rediseño del uso del suelo, además de planes coordinados de preparación para emergencias y programas de educación. Desde entonces, cada año se revisa y actualiza este Programa Nacional, sus objetivos iniciales permanecen para mejorar la comprensión de los sismos y sus efectos. Algo de esta experiencia podemos aprovechar.

Miles de jóvenes han sido los protagonistas de actos heroicos de ayuda humanitaria. Eso ha mostrado que existe una oportunidad de encausar y capacitar esa participación. Instituciones como el Servicio Militar Nacional, podría transformarse capacitando a los conscriptos, incluyendo a mujeres, para prevenir y enfrentar sismos, huracanes, ciclones y otras tragedias en apoyo a la comunidad, con la misma solidaridad, pero con disciplina, conocimiento y orden. Se integrarían también las reservas por clase, como les denomina la ley, hasta cumplir los 65 años. Este SMN, obligatorio y de orden público, sería un instrumento extraordinario para la reducción de riesgos y para enfrentar la recuperación, con acciones profesionales de arquitectura de emergencia.

Finalmente, tener presente una investigación seria y transparente que documente licencias de construcción de las instalaciones siniestradas. Porque alguien las autorizó, las supervisó y las aprobó para su ocupación. Es la hora de las cuentas claras y transparentes, hasta donde tope. También de insistir como en 1985 en la descentralización de actividades, principalmente gubernamentales; y revisar el mercado inmobiliario, algunas veces impulsado en complicidad con autoridades que obtienen su tajada. Mucho que hacer.

Twitter: @MauricioTexcoco

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.