• Regístrate
Estás leyendo: Austeridad frente a la realidad
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 04:59 Hoy

Comentario y Debate

Austeridad frente a la realidad

Mauricio Valdés

Publicidad
Publicidad

Entre los espectaculares anuncios de Andrés Manuel López Obrador, Candidato ganador de la presidencia de la república, comentaré respecto a sus propuestas de austeridad que impactarán a la administración pública federal y probablemente se repetirán en los estados y municipios, así como de otras que están ausentes.

Una política de austeridad debe aplicarse con seriedad y profesionalismo, para lo cual es requisito un plan que impida los saltos al vacío que luego resultan más costosos, y lo más grave, afectan y desilusionan al pueblo que se pretende servir.

Coincido que para una nación con la mayoría de pobres, es indispensable un gobierno, que con realismo y autenticidad, con el ejemplo, muestre su voluntad de gastar e invertir con eficiencia, eficacia y honestidad los recursos que con enorme sacrificio entregamos los contribuyentes. La palabra jala, pero el ejemplo empuja.

Además, tener en cuenta que no sólo se trata de austeridad en el uso de los recursos financieros y materiales, que son los visibles, porque el más valioso es el tiempo. Por eso es indispensable conocer el plan general, con plazos y responsables, lo que esperamos ocurrirá cuando haya tomado posesión el nuevo gobierno.

Es preciso conocer las metas cuantificadas en ahorros, tanto de dinero como de tiempo, así como su impacto en el contexto de la economía. Eso implica una detallada revisión de la estructura orgánica y de los procedimientos para que el ciudadano valore y sienta el beneficio directo.

La austeridad comprende severidad y transparencia en las decisiones de gasto público, sobriedad en los actos de gobierno, honestidad y eficiencia para lograr los resultados esperados. También incluye la sencillez, no alardear, y muy importante atinar en las prioridades a incluir. Fundamentales son la serenidad y la reflexión profunda, con ayuda de expertos. El tema no es para amateurs, ni improvisados.

Eliminar gastos improductivos e innecesarios, viajes irrelevantes, propaganda innecesaria, principalmente en TV, cuando tenemos otros medios de comunicación novedosos, maquinaria diversa sólo manejada por operadores certificados, vehículos y sus gastos, espacios alquilados, entre otros. Si comunicar, pero con el propósito de difundir y hacer accesible nuestro marco legal, explicar al ciudadano trámites sencillos, rendición de cuentas y transparencia, cuidado de la salud, civismo, inculcar hábitos virtuosos, entre otras acciones para mejorar nuestro nivel de vida.

Lo peor que nos podría suceder es que el remedio sea peor que la enfermedad y más grave aún, que ese remedio es un fraude. El riesgo es enorme.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.