• Regístrate
Estás leyendo: La ultraderecha y Trump: amenaza a migrantes
Comparte esta noticia
Sábado , 20.10.2018 / 11:02 Hoy

Columna de Mauricio Farah Gebara

La ultraderecha y Trump: amenaza a migrantes

Mauricio Farah Gebara

Publicidad
Publicidad

Uno de los más duros y recientes llamados a la conciencia de la humanidad fue la imagen de Aylan, el pequeño sirio ahogado en playas de Europa el año pasado, que se convirtió en el símbolo de la necesidad de abrir fronteras a los refugiados acosados por la violencia y ávidos de solidaridad humana.

Paradójicamente, muchos políticos de ultraderecha han utilizado esa ola migratoria para explotar el miedo, el odio o la xenofobia como plataforma electoral: en 2015 las urnas rindieron una nutrida cosecha a diversos partidos de ultraderecha en Europa, en sociedades que tradicionalmente han sido consideradas como garantes de las libertades y los derechos humanos.

En la historia reciente hay muchos ejemplos del crecimiento de tendencias excluyentes que no fueron tomadas en serio y que luego se constituyeron en poderosas fuerzas persecutorias. Por ello hay que estar atentos a las actuales alertas, como el crecimiento de un partido con ligas neonazis en Suecia o la diatriba racista contra los gitanos, que se ha constituido en parte esencial del discurso de uno de los partidos italianos con mejores perspectivas. Igualmente, en países como Francia, Suiza, Austria, Dinamarca y Finlandia la ultraderecha atrae cada vez más votantes.

De este lado del Atlántico, Donald Trump es parte de ese florecimiento de la ultraderecha xenófoba internacional. Gane o pierda la candidatura republicana, el daño hecho por Trump es grave y difícilmente reparable: su candidatura ha demostrado que atacar a los mexicanos genera votos, patrocinios monetarios, puntos en las encuestas y una inusitada cobertura mediática. El racismo es rentable. La xenofobia es útil. El miedo es más poderoso que la más inteligente propuesta de campaña.

Posiblemente la estrategia trazada por Trump no alcance para abrirle las puertas de la Casa Blanca, pero sí para que muchos de sus imitadores se apoderen de condados y estados, especialmente en regiones conservadoras por las que transitan millones de nuestros compatriotas, como Texas y Arizona, lo que seguramente hoy festejan grupos como el Ku Klux Klan o los Minute Man (de quienes personalmente recibí amenazas por defender los derechos humanos de los migrantes mexicanos).

Trump puede retirarse del escenario político en noviembre, en tanto que los muchos estadunidenses racistas que se han identificado con su talante xenófobo seguirán allí y pueden representar una persistente y quizá creciente amenaza contra nuestros hermanos.Así, que Trump no llegue a la Casa Blanca es solo parte de los retos por venir; el verdadero desafío, a mediano y largo plazos, es resistira quienes lo tienen al frente en las encuestas, a todas esos estadunidenses que tras escuchar uno de sus discursos racistas creen que un presidente así es lo que necesitan.

Afortunadamente, los mexicanos en Estados Unidos cuentan con un considerable poderío, que contrasta con la indefensión de los migrantes en Europa. Debido a lo numeroso de sus comunidades y a su capacidad económica, tienen la materia prima para articularse políticamente y aglutinarse en organizaciones civiles representativas y eficaces, lo que es imperativo y urgente no solo para resistir, sino para derrotar a Trump y sus imitadores.

Es de esperarse, asimismo, que el gobierno federal de México, el Congreso de la Unión y los gobiernos estatales fronterizos actúen con energía y sensibilidad política para fortalecer y defender la imagen y los derechos de los mexicanos, a fin de salvaguardarlos de los perniciosos efectos de la retórica del magnate estadunidense y prevenir que sean víctimas de actos racistas y violentos.

El esfuerzo institucional del Estado mexicano y la unión de nuestros hermanos en Estados Unidos pueden contener la andanada verbal de Donald Trump, así como la eventual secuela de sucesores en la tendencia destructiva de su discurso.

*Secretario general de la cámara de Diputados y especialista en derechos humanos.


Twitter: @mfarahg

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.