• Regístrate
Estás leyendo: Un poema de Sarah Jean Alexander
Comparte esta noticia
Jueves , 18.10.2018 / 10:04 Hoy

Fosa común

Un poema de Sarah Jean Alexander

Martín Rangel

Publicidad
Publicidad

Sarah Jean Alexander (n. 1988) es una poeta norteamericana que actualmente reside en Brooklyn. Es autora del libro Wildlives (Big Lucks, 2015) y ha sido traducida a nuestro idioma anteriormente por el poeta español Óscar García Sierra (León, 1994). Su obra ha sido, a menudo, relacionada con la alt lit o literatura alternativa. Aquí presento una aproximación a su poema “PEOPLE DON’T WANT PEOPLE ANYMORE”, antologado en 40 Likely To Die Before 40: An Introduction to Alt Lit (CCM, 2014).

La gente ya no quiere a la gente

¿Cómo es que una persona hace frente al hecho de completar una tarea

cumpliendo con las más altas exigencias cuando todo

marcha a la perfección? ¿Qué queda por decir cuando

ya no existe lugar para el error? ¿Alguien se divierte

todavía? Yo pensaba que la aurora boreal era

algo que se inventó en internet porque dios

no me hizo tan hermosa como al cielo.

¿Cómo haces que una niña se sienta menos sola sin mentirle?

Si de todos modos nada pasa por ninguna razón

entonces quiero dejar de intentarlo.

A veces pienso que sería cómodo

ocultarme bajo las sábanas hasta morir y podrirme

pero no me puedo sacudir este diáfano deseo de estar viva.

Por favor no dejes de decirme que estoy equivocada.

Podrías tomar una cuchara para servir helados

agitarla en el aire y seguirías sin poder

volar. Quiero ser más responsable de

las inconsolables maneras en que te hago sentir de noche.

Nada nunca sabrá como esa vez que

tenía un poco de helado de vainilla en mi boca

y Chris Beckmeyer bebía chocolate caliente

y nos besamos para ver si era posible hacer que

brotará vapor de nuestras bocas.

A esto me refiero.

La gente ya no quiere a la gente. Nadie lo intenta

lo suficiente. Y los que lo intentamos seremos

inevitablemente minimizados por aquellos

que son todavía más minúsculos.

Él tiene miedo y ella también.

Las líneas que se arrugan en la piel de una persona

cuando se levanta en la mañana son infalibles

y hermosas pero no creo que todavía crea que

existen. Si alguna vez necesito a alguien que sostenga mi

mano cada vez que una puerta se cierra cuando me aproximo a ella

entonces encontraré a alguien y lo apretaré muy fuerte.

¿Recuerdas lo frío que creí que estaba mi cuerpo

la primera vez que enfermé gravemente junto a ti?

Escribo muchos poemas pero ninguno es verdadero.

¿Hacia dónde vamos?

He aprendido tres cosas en mi vida

que son capaces de calmarme:

Las auroras boreales son algo real.

Los niños saben mentir.

La magia no sucede cuando dos bocas se tocan

pero lo seguimos intentando.

jmrn23@gmail.com

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.