• Regístrate
Estás leyendo: Zapatistas y científicos
Comparte esta noticia
Jueves , 21.06.2018 / 08:01 Hoy

La ciencia por gusto

Zapatistas y científicos

Martín Bonfil Olivera

Publicidad
Publicidad

Hace unas semanas el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) avisó que estaba organizando un encuentro de sus miembros con 82 científicos de 11 países, titulado “L@s Zapatistas y las ConCiencias por la Humanidad”.

En encuentro estaba programado del 26 de diciembre al 4 de enero en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, y consta de sesiones generales, pláticas de divulgación y talleres en los que los “200 mujeres, hombres, niños y ancianos” que forman parte de las “bases de apoyo zapatistas” participarían “como alumn@s” de los científicos.

El 26 de diciembre, el EZLN difundió la ponencia presentada por el Alquimista SupGaleano (antes Subcomandante Marcos), titulada “Algunas primeras preguntas a las ciencias y sus conciencias”. En ella, con su usual prosa poético-enmarañada, presentó una enorme lista de preguntas “que habían preparado”.

Algunas eran pertinentes, aunque enmarcadas en una visión poco compatible con el pensamiento científico (“¿Los transgénicos dañan a la madre naturaleza y a los seres humanos?”). Otras revelan una genuina curiosidad acerca de la naturaleza (“¿Qué explicación científica hay cuando algunas personas que al dormir roncan y cuál es la cura?”).

Otras más que surgen del conflicto entre la visión científica del mundo y diversas creencias y tradiciones (“Cuando hay un paciente o pacienta [sic] y sufre fractura de hueso, el médico amputa la parte afectada o le pone un fierro [clavo]. Pero si este paciente lo trata un hueser@, lo cura. ¿Cuál es la explicación?”)

Y otras preguntas, finalmente, llamaban francamente la atención porque uno pensaría que cualquier alumno de secundaria las podría responder, al menos en términos generales. “¿Cuál es la explicación científica acerca de los relámpagos, los truenos, etc.?”; “¿por qué se dan los terremotos?”.

La lista ocasionó una ola de críticas y descalificaciones contra Marcos y su aparente ignorancia, que mezclaba dudas científicas con creencias mágicas, seudociencia e ideología.

Pero al día siguiente, Marcos/Galeano presentó otro texto titulado “La culpa es de la flor”. En él explica que las preguntas del día 26 no eran suyas, sino que habían surgido de las bases zapatistas, y demuestra que, lejos de ser ignorante en temas científicos, está consciente de la importancia de la ciencia, de los diversos mecanismos que garantizan su rigor y confiabilidad y de los peligros de la actual época de posverdad, donde toda la información se difunde masivamente y es tomada como igualmente confiable, independientemente de su veracidad.

También lamenta que “las pseudociencias o ciencias falsas no solo ganan cada vez más seguidores, se están convirtiendo ya en una explicación aceptada de la realidad”.

Cabe cuestionar los usos políticos que se le podrán dar a este encuentro. Pero en mi opinión, el hecho de que un grupo “rebelde” que aboga por sus derechos muestre un interés genuino en adquirir una cultura científica es ya algo admirable. Ojalá que las ponencias presentadas sean publicadas, para examinarlas y discutirlas.

Mientras tanto Marcos —con sus bien conocidas habilidades de manipulación mediática— y los neozapatistas han logrado posicionar al EZLN nuevamente en la agenda, esta vez aliándose con científicos. Veremos si dicho interés va más allá de la política y la ideología.

Mis mejores deseos para el Año Nuevo 2017.

mbonfil@unam.mx

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.