• Regístrate
Estás leyendo: Tijeras moleculares contra el VIH
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 07:01 Hoy

La ciencia por gusto

Tijeras moleculares contra el VIH

Martín Bonfil Olivera

Publicidad
Publicidad

La historia de la ciencia y la tecnología está llena de ejemplos de que la investigación básica más abstrusa da origen, de manera inesperada, a aplicaciones que cambian la vida de muchas personas.

En biología molecular las aplicaciones prácticas han aparecido más bien rápido. El ejemplo más reciente es el desarrollo de la tecnología Crispr-Cas, que le mereció el Premio Princesa de Asturias en 2015 a sus creadoras, Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna.

Crispr-Cas es un sistema de defensa que se descubrió en muchas bacterias. Consiste en una proteína (Cas) que reconoce ciertos sitios en el ácido nucleico de virus que invaden las bacterias y los destruye, cortándolos. Como Cas reconoce a los virus que debe destruir al compararlos con fragmentos (Crispr) de ácido nucleico previamente contenidos en la célula, Charpentier y Doudna se dieron cuenta de que fabricando estos fragmentos en forma artificial podrían “ordenar” a la proteína Cas que corte cualquier fragmento de ADN que se desee: convirtieron a Cas en unas tijeras moleculares programables.

Hoy se busca utilizarla como herramienta terapéutica. Y ¿qué mejor objetivo que el VIH?

El virus de la inmunodeficiencia humana causa el temido sida. Aunque hoy hay avanzadas terapias antirretrovirales que permiten que una persona infectada no muera y pueda llevar una vida prácticamente normal, aún no es posible curar la infección.

Esto se debe a que el virus, al infectar a las células del sistema inmunitario, no solo las destruye: también inserta su información genética dentro de su ADN. El virus puede así quedar “dormido”, latente dentro del núcleo de las células en distintas partes del cuerpo. La terapia antirretroviral evita que los virus se reproduzcan, pero en cuanto se deja de tomar, se reactivan y el paciente vuelve a enfermar.

¿Sería posible utilizar una tecnología como Crispr-Cas para combatir la infección por VIH? Varios grupos de investigación lo han intentado, usando células en cultivo en laboratorio. Inicialmente la técnica funciona, pero las copias del virus insertadas en el ADN humano pronto se vuelven resistentes, cuando la zona reconocida y cortada por la tijera molecular sufre mutaciones.

Pero en diciembre de 2016 un grupo de investigación de la Universidad de Ámsterdam encabezado por el doctor Atze T. Das, aplicó un enfoque más enérgico. Usó el sistema Crispr-Cas programado para cortar dos blancos moleculares en el genoma del VIH de sus células en cultivo. Y halló que el virus es incapaz de mutar para escapar a este asedio.

En otras palabras, las células quedaban “funcionalmente curadas” de la infección por VIH: éste era incapaz de salir de su estado durmiente.

Se trata solo de una prueba de concepto, realizada en condiciones de laboratorio. Habría que buscar una manera de introducir el sistema Crispr-Cas en las células de pacientes con VIH (otros grupos de investigación ya están desarrollando vehículos moleculares para este fin: partículas modificadas de otro tipo de virus).

Pero al ritmo que se desarrollan nuevas herramientas moleculares que podrían utilizarse en terapias génicas, es posible pensar que un plazo no demasiado largo pudiera vislumbrarse no solo una cura funcional para la infección por VIH, sino remedios para muchas otras enfermedades.

mbonfil@unam.mx

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.